fbpx
sábado 21 de septiembre, 2019

Quisieron matar a un fiscal en un juicio por jurados en Morón: fue tras pedir la pena máxima para dos jóvenes que mataron a un vecino

Ocurrió en el momento en que el funcionario judicial terminó de leer el alegato contra dos asesinos. El tribunal popular finalmente llegó a un veredicto de culpabilidad contra los imputados y mañana lunes se dará a conocer la condena, que no puede ser otra que perpetua.

Fiscal Baños

La muerte de Sergio Daniel Sueldo (47) en Merlo fue “horrible” y el juicio “espantoso” por la violencia que se desplegó de parte de los imputados. Es que un jurado popular debió deliberar durante casi toda la semana pasada para dictaminar sobre la culpabilidad o no de dos sujetos acusados de ser los asesinos de un hombre al que le ataron los pies con una cadena, las manos detrás con un cable -a la altura de la espalda-, le colocaron una de sus propias medias en la boca, le robaron las zapatillas, lo presionaron en la nuca y murió por asfixia.

La definición de “horrible” pertenece a la a la abogada María Inés Terrizzano, quien junto a su colega Mariano Luna Cimbrón, ambos en representación del Centro de Asistencia a la Víctima del Ministerio de Justicia bonaerense, actuaron como abogados defensores de María Inés García, conviviente del fallecido Sueldo, y del hijo de la víctima Brian, y la hermana Claudia.

Como “espantoso” calificó la letrada al juicio por jurados que se llevó a cabo a lo largo de la semana pasada en los Tribunales de Morón, y que concluyó con el veredicto de culpabilidad dictaminado por los ciudadanos que integraron el jurado popular contra Pablo Emanuel Ugarte Sanabria (24) y Daniel Elías Barraza (22). Ambos fueron hallados responsables del homicidio de Sergio Daniel Sueldo (47), ocurrido en una casa de la calle Carrasco y Necochea de la localidad de Pontevedra, en Merlo.

AUDIO: EL VEREDICTO DEL TRIBUNAL POPULAR

 

Para entender lo ocurrido, y que Primer Plano Online reconstruyó, la violencia ejercida por los imputados no terminó ni siquiera en el momento en que el fiscal estaba preparando todo para explicar la mecánica de los hechos y pedirle al tribunal popular que los declare culpables. Primero hubo gritos, insultos y amenazas hacia Javier Baños, el fiscal que tuvo a su cargo la acusación junto a su colega Gabriel Sotelo. “Yo te voy a matar”, le espetó Ugarte Sanabria.

Luego, una vez leído el alegato en el que pidió la pena máxima por el delito de homicidio criminis causa, que tiene una pena de perpetua, y cuando el tribunal popular deliberó y por unanimidad declaró la culpabilidad de ambos, ese mismo imputado se zafó de la custodia y corrió hacia Baños con intenciones de atacarlo, pero fue rápidamente reducido por los guardias de seguridad.

“Nadie quería declarar. Les tienen pánico, son tipos muy pesados”, definió una fuente judicial que trabajó el expediente. La situación fue tan extrema que, cuando el juicio estaba entrando en una meseta por la dificultad para conseguir más pruebas en contra de los asesinos, hasta la secretaria del fiscal tuvo que poner con su tarjeta de crédito dinero para traer a una testigo desde El Calafate, a donde se mudó luego del episodio por temor a represalias. Con mucho miedo, la mujer declaró recién el viernes a la tarde y pidió irse rápido a su lugar de residencia.

El debate oral fue coordinado por el juez Humberto González, del Tribunal Oral en lo Criminal 2 de Morón, y había comenzado el lunes pasado luego de que se eligieran los integrantes del tribunal popular, tras lo cual comenzaron a declarar los testigos, cinco de ellos presenciales. Además del crimen de Sueldo, a Ugarte Sanabria y a Barraza se les imputa una tentativa de robo, uso de arma de fuego y tenencia de arma de guerra porque la noche anterior al crimen fueron a la casa de su prima para robar una moto y como no lo lograron, dispararon en seis ocasiones contra la vivienda, donde había niños.

“Al dar veredicto condenatorio por unanimidad por el delito de homicidio criminis causa, si bien el monto de la pena lo fija el juez, no puede ser otra cosa que perpetua, no se puede graduar. El lunes habrá una audiencia formal y allí se conocerá la decisión final”, explicó a Primer Plano Online el fiscal Baños, aún conmovido por la situación que le tocó vivir a lo largo del juicio.