fbpx
domingo 15 de septiembre, 2019

AHORA-Condenaron a cinco años de cárcel al policía que mató a Iago Ávalos en Villa Tesei y ordenaron su arresto inmediato

José Ernesto Pérez Buscarolo fue esposado por orden de la jueza Andrea Bearzi y trasladado a un penal en donde deberá cumplir la sentencia. Además, fue inhabilitado por 10 años para portar armas.

Gatillo fácil en Hurlingham
José Ernesto Pérez Buscarolo, condenado a cinco años de prisión efectiva: fue trasladado a la cárcel por orden judicial

El final del juicio por jurados al que fue sometido (por pedido suyo) el exsubcomisario de la Policía Federal José Ernesto Pérez Buscarolo por el caso de gatillo fácil del que fuera víctima el adolescente Iago Ávalos en Hurlingham demuestra que fue absolutamente vergonzosa la determinación tomada por el tribunal popular.

Es decir, si el policía jerárquico hubiera sido juzgado por un jurado técnico (integrado por jueces) hubiera recibido una condena por homicidio. En cambio, el jurado popular juzgó su acción como un hecho de tipo culposo, es decir, una suerte de accidente. Esta diferencia de criterios demuestra que los años que hubiera estado tras las rejas deberían haber sido muchos más que los que terminará purgando.


Hace instantes se conoció el fallo que le puso punto final al debate para determinar la responsabilidad de Pérez Buscarolo. Como se sabe, a partir de la decisión del jurado fue declarado culpable pero de homicidio culposo, con lo cual el máximo de pena establecido en la legislación vigente es de cinco años.

Y así pasó: la jueza Andrea Bearzi le aplicó una sentencia de cinco años de cárcel más otros diez de inhabilitación para portar armas. Además, el veredicto condenatorio deja afuera a Pérez Buscarolo de la Policía, por lo grave del delito del que fue acusado y luego condenado.

Iago Ávalos
Iago tenía 17 años y murió por una bala disparada por el exsubcomisario Pérez Buscarolo, que lo persiguió por 20 cuadras

Pero hubo otro hecho que marcó un verdadero impacto para la familia del joven asesinado por las balas policiales, y es que la magistrada ordenó que esposen al exsubcomisario y lo trasladen de inmediato a un penal para cumplir el resto de la pena. Como los hechos ocurrieron el 12 de mayo de 2017, Buscarolo lleva detenido dos años, y debe cumplir otros tres.

Debido a la gravedad de sus acciones, la justicia determinó revocar el arresto domiciliario y fue enviado a un penal preparado para alojar a miembros de las fuerzas de seguridad. Allí deberá estar por lo menos un año y medio más, cuando se cumplen los dos tercios del monto de la pena, en donde tendrá derecho a pedir la morigeración del castigo recibido.

Fue, al menos, un bálsamo de aire fresco para reparar la lucha familiar ante un caso de gatillo fácil que culminó con otra resolución escandalosa de un tribunal popular. “No le pasó nada, la sacó muy barata”, reflexionó Rolando, el papá de Iago.

“Me quedo muy mal porque, evidentemente, la gente le tiene miedo a la Policía. Y el jurado popular no conoce sobre estas cuestiones. No tendrían que permitir que a los policías los juzguen las personas como nosotros que no conocen de leyes”, agregó.

Por su parte, el abogado Ismael Jalil manifestó que, con esta decisión, la jueza reparó en parte lo “ominoso” del fallo del tribunal popular.

Juicio por el caso Iago Ávalos
De traje Ismael Jalil, el abogado de la familia de Iago Ávalos e integrante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI)