fbpx
martes 17 de septiembre, 2019

Aberrante denuncia de abuso a una nena en Merlo: “Mamá, el hombre del almacén me chupó la cola. Por favor, lavámela”

El caso se difundió por redes sociales y provocó una tremenda conmoción en el barrio. La chiquita tiene 3 años y fue a comprar con su hermanito, de 8. El acusado está detenido y aseguran que tiene un antecedente similar.

Almacenero abusador Merlo
Así retiraban al sujeto acusado de abusar de la nena de tres años ayer al mediodía

Merlo es un pueblo que vive a pura conmoción diaria. Al hallazgo del bebé abandonado el miércoles pasado se le suma una estremecedora denuncia hecha a través de las redes sociales sobre el abuso que padeció una nena de tres años, que fue a comprar con su hermanito de ocho a un kiosco tipo almacén ubicado en Suecia al 1900.

Según lo que pudo saber Primer Plano Online, mientras la mamá de los chiquitos preparaba el almuerzo mandó a sus hijos hasta el comercio ubicado a pocos metros de su casa. Suele ser una conducta habitual en los lugares en donde se conocen todos y los vecinos cuidan de los chicos de la cuadra, a diferencia de lo que sucede en las urbes más concentradas y con mayor afluencia de público.

Denuncia abuso kiosquero
La denuncia presentada por la mamá de la chiquita abusada, que recayó en la UFIyJ Nº 7 de Morón

Los hermanitos se dirigieron al local y fueron atendidos a través de la ventana por Claudio Segovia, hijo de la dueña del comercio denominado ‘La Rosa’. Sin embargo, el hombre abrió la puerta de la vivienda donde funciona el negocio y le pidió a la nena que ingrese. Así lo reveló la mamá de los niños, Solange, en conversación con Primer Plano Online. Al chico, por su parte, le pidió que espere en la vereda.

Fue entonces que comenzó la vejación que posteriormente le contó la niña a su mamá. El sujeto la llevó al baño, le bajó los pantalones y le practicó sexo oral. A los minutos, la pequeña salió corriendo del lugar, se reencontró con su hermano y juntos fueron rápido para su casa, pero la chiquita ingresó al hogar y se fue directo a llorar a su pieza. Cuando Solange le preguntó qué había ocurrido, la víctima rompió en llanto y le dijo: “mamá, el hombre del almacén me chupó la cola. Por favor, lavámela”.

Su hermanito confirmó los dichos de la nena y le contó a la madre que el sujeto la hizo ingresar a la vivienda. La mujer fue a increpar al dueño del local y el Segovia negó la situación, pero el hermano le gritó que era “un mentiroso”. De inmediato, los familiares advirtieron la situación ante la Policía y los agentes detuvieron al acusado.

El arresto fue grabado por la tía de la nena, Silvia Marín, que publicó el video en sus redes sociales. A raíz de la acusación pública, un exintegrante del entorno familiar del imputado reveló que uno de sus hijos fue abusado sexualmente por el sujeto, aunque esa presentación nunca avanzó en la justicia. Quizá ahora, a partir de este nuevo caso, se pueda tomar como un antecedente.