fbpx
domingo 17 de noviembre, 2019

La dramática situación de los bomberos de Ramos Mejía: evalúan vender el edificio que ocupan por una deuda con AFIP

“Si en julio no tenemos una solución no podremos pagar el sueldo a los cuarteleros”, definió el presidente de la comisión directiva de la institución. Hay un pueblo movilizado para impedir que la situación pase a mayores.

Bomberos La Matanza
El edificio del cuartel principal, de dos pisos de altura, tiene una escultura de un bombero voluntario con una persona en brazos

A partir de una deuda de $55 millones con la AFIP -de los cuales unos $12 millones son con la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDYC)- los Bomberos de La Matanza evalúan vender el cuartel central de dos pisos en la esquina de Suipacha, Mariano Moreno y General Alvarado en Ramos Mejía.

Se trata de un incumplimiento que nació hace 27 años, cuando en 1992 la antigua comisión directiva dejó de pagar cargas sociales del personal rentado, entre cuarteleros, administrativos del destacamento central y los empleados de su club, que en su momento llegaron a superar los 80.

En la actualidad, los voluntarios de ese distrito cuentan con un total de 24 cuarteleros en los seis cuarteles en todo el Municipio. Se trata de los servidores públicos que atienden las guardias, reciben los llamados y derivan las emergencias. Hay cuatro por dependencia, lo que hace al total expresado más arriba. Además, Bomberos también tiene a su cargo el salario del personal administrativo.

“Desde hace dos años estamos abonando una cuota de casi $600 mil de una moratoria, y pagamos eso o las cargas sociales actuales. Es por eso que tenemos que buscarle una solución definitiva al tema y una de las opciones que se maneja es la venta del cuartel”, afirma Gustavo Cid, presidente de la comisión directiva de los Bomberos de La Matanza. Fue durante una entrevista con el programa periodístico Primer Plano, con un móvil que recorrió el establecimiento.

El edificio del cuartel principal, de dos pisos de altura, tiene una escultura de un bombero voluntario con una persona en brazos, y una de las autobombas está dedicada a los 44 tripulantes del ARA San Juan. Pero, el cronista de este medio que recorrió el lugar pudo mostrar en pantalla las condiciones precarias en las que prestan servicio, con cascos y trajes completamente deteriorados -con más de once años de antigüedad- y una escalera que hace 18 años está fuera de servicio, por lo que deben pedir ayuda a los cuarteles colegas de Tres de Febrero o de Morón que los asistan para atender una emergencia en altura.

El terreno que ocupan fue tasado en unos 2,3 millones de dólares. En caso de venderlo, pagarían la deuda y levantarían un cuartel nuevo a 15 cuadras, donde están las cinco canchas de tenis del club ‘Bomberitos’. Los propios bomberos señalan que es una zona mejor porque permite un fácil acceso para las autobombas, que hoy es dificultoso en el cuartel central. También para la salida hacia San Justo, La Tablada y Ramos.

Pero no deja de ser una picardía por el valor simbólico que tiene esa sede. Por eso no es la única opción que evalúan. Otra es recuperar el porcentaje que recibían de parte del Bingo, aunque esa opción debe ser gestionada por la política, y ahí el panorama, más en un año electoral, parece ser compleja. Pero no están solos los Bomberos: hay un pueblo movilizado que pugna por darles una mano.

Por la deuda con AFIP, dos autobombas compradas en 2012 y liberadas por la Aduana 7 meses después recién entraron en servicio a mediados del año pasado. Es decir, seis años después. AFIP le exigía a los bomberos voluntarios el Certificado de Ventajas Impositivas (CEVI), un trámite que no podrían realizar hasta que no regularizaran unos $9 millones que habían quedado afuera de la deuda de $37 millones que tenían en una moratoria.