fbpx
martes 23 de julio, 2019

El Palacio de la Papa Frita, Tía Maruca y ahora la fábrica de Mielcitas: expresiones de la debacle económica

Dos de esas empresas dejan de existir y la restante se encuentra enfrentando una crisis a la que no puede hacerle frente por el incremento de su deuda. Pese a todo, el gobierno sostiene que la economía va por buen camino.

Empresas en debacle
Tres empresas emblemáticas en la gastronomía que remiten al pasado y presente, pero ya no al futuro

La alimenticia Suschen SA se sumó en las últimas horas a la ola de empresas dedicadas a la producción que decidieron bajar su persiana y despedir a todo su personal por la crisis de consumo que parece no encontrar un piso en el país. La planta, ubicada en Rafael Castillo, en el partido de La Matanza, estuvo abierta sin interrupciones desde 1976 hasta ayer cuando le avisó a su personal que sería el último día de trabajo.

«Ayer nos dijeron hasta acá llegamos y nos anunciaron el cierre de la fábrica Suschen, que produce las mielcitas y otras golosinas. Quedan 105 familias en la calle. No pagan ni las indemnizaciones» advirtió José Luis Ledesma, delegado de la fábrica, en declaraciones a Radio 10. La fábrica produce, además de las históricas mielcitas, los tradicionales Naranjú, tapas de alfajores, alfajores terminados, obleas, bizcochitos y otras golosinas.

Los empleados por estas horas están custodiando las máquinas y las instalaciones, a la espera de alguna respuesta de los dueños, Roberto Duhalde y Maxi Duhalde, a los que acusan de vaciar la firma y desaparecer. Tampoco encontraron respuestas en la Secretaría de Trabajo donde tuvieron una reunión que resultó improductiva.

TÍA MARUCA

La fábrica de galletitas Tía Maruca atraviesa una profunda crisis financiera que hace peligrar la continuidad de sus operaciones y la tienen incluso al borde del concurso de acreedores. En este contexto, los más de 400 empleados que posee en su planta de producción ubicada en la provincia de San Juan denuncian que desde comienzos de año no están cobrando sus salarios en tiempo y forma.

Según informó el diario Ámbito Financiero, en los registros del Banco Central a la fecha la empresa posee una deuda bancaria de poco más de $133,7 millones, de los cuales el 12% (poco más de $15,6 millones) está en situación 3 “con problemas/riesgo moderado” y el 4% ($5 millones) en situación 5 con alto riesgo de insolvencia/ riesgo alto”. Además, tiene más de 500 cheques rechazados por un total de $127,8 millones.

EL PALACIO DE LA PAPA FRITA

Declarado bar notable por la Legislatura porteña, El Palacio de la Papa Frita es la más reciente baja a raíz de la crisis económica al cerrar sus puertas en los últimos días. Los dueños no podían seguir afrontando el alquiler, que rondaba los 250 mil pesos.

El local abrió sus puertas en 1952 y se convirtió un clásico tanto hasta a nivel turístico de la calle Lavalle, con visitantes como Jorge Luis Borges, Ricardo Güiraldes, Conrado Nalé Roxlo y Leopoldo Marechal.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario