fbpx
jueves 19 de septiembre, 2019

Un policía de la Federal evitó el robo de su auto, en donde estaba su hija de 8 años: baleó a un delincuente y puso en fuga al otro

El hecho ocurrió ayer por la tarde en el Barrio La Perlita, en Moreno. El efectivo estaba de civil y franco de servicio y frenó para que su esposa baje a hacer compras. En eso fue abordado por los malvivientes y repelió la agresión.

Ataque a policía en Moreno
El arma que portaba uno de los malvivientes que atacó al policía de la Federal ayer en Moreno

Un policía se defendió a los tiros e hirió a un delincuente que junto a un cómplice intentaron robarle el auto cuando su pequeña hija se encontraba en el asiento trasero. El hecho ocurrió en el Barrio La Perlita, en Moreno.

Todo sucedió ayer viernes a las 16.30 en la esquina de Toledo y Nicaragua, cuando el efectivo, perteneciente a la Policía Federal Argentina (PFA) y que estaba de civil y franco de servicio, fue interceptado por dos ladrones.

Los asaltantes quisieron robarle su auto Renault Megane, por lo que lo hicieron bajar del vehículo, pero a su hija de 8 años la obligaron a tirarse en el piso y en un descuido de los delincuentes, que estaban revisando el auto, el efectivo pudo defenderse a los tiros.

“Habían parado para que la esposa baje a hacer compras mientras él la aguardaba en el auto”, informaron fuentes judiciales a Primer Plano Online. A consecuencia de los disparos, uno de los ladrones recibió un impacto en el abdomen y fue detenido a cinco cuadras, cuando intentaba fugar a las corridas. En tanto, el cómplice escapó en otra dirección y no pudo ser detenido por policías de la comisaría primera de Moreno que llegaron tras el alerta al 911.

El fiscal Federico Soñora, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 del Departamento Judicial de Moreno-General Rodríguez, ordenó el análisis de una cámara de seguridad del municipio para tratar de captar la secuencia del ataque. En el lugar, se secuestraron tres vainas servidas calibre 9 milímetros, el arma del policía y su auto.

Esta mañana, el detenido, de 25 años y con antecedentes penales, se encontraba internado fuera de peligro y con custodia policial. En tanto, el fiscal hasta el momento no adoptó ningún temperamento contra el policía, de quien se preservó su identidad.