fbpx
martes 17 de septiembre, 2019

Un joven de La Matanza padece leucemia y aguarda un trasplante de médula ósea, pero la donante está en Italia y pidió “tiempo”

Lautaro Mendolar Colombo tiene 14 años y es hijo de dos docentes de ese distrito. Por más que la vida del chico dependa de la donación, las personas que se registran en listas para ser donantes de médula ósea no están obligadas a donar y su identidad está protegida por ley.

Lautaro Mendolar Colombo
Lautaro Mendolar Colombo espera a su donante de médula para recuperar su salud

Lautaro Mendolar Colombo tiene 14 años y padece leucemia. Se encuentra en su casa luego de un tratamiento intensivo en el Hospital Garrahan y está a la espera de un trasplante de médula ósea para poder recuperar su salud. A través del trabajo de Incucai junto a organismos internacionales se pudo hallar, en Italia, una donante compatible con el joven.

Lo curioso es que esta italiana, sin aducir motivos, está dispuesta a realizar la donación recién en unos meses. Pero Lautaro necesita el trasplante ahora, dado que para él es imposible esperar mucho más. Por eso, la familia del joven y diversas organizaciones solidarias están tratando de llegar a la mujer italiana para convencerla de que done cuanto antes. La vida del muchacho depende de eso.

“Luego de 10 años, Lautaro recayó en una leucemia poco frecuente en niños, que es la linfoblástica aguda con cromosoma Filadelfia. En el hospital Garrahan se le desarrolló un tratamiento para llevarlo a la remisión. Quiere decir que hoy en su cuerpo no tiene ninguna célula de la leucemia. Está listo para recibir un trasplante de médula ósea, pero si pasa el tiempo sin tratar y sin trasplante, estas células pueden reaparecer”, detalló Andrea Colombo, mamá del paciente y docente de una escuela pública de La Matanza.

“Soy Lautaro, de Argentina. Mujer bonita, te necesito. Vos podrías ayudarme a vencer la leucemia. Busco a mi donante de médula ósea italiana. Estoy listo, te estoy esperando, cuando es ahora”. Esta apelación clara firmada por el adolescente y traducida al italiano circula actualmente en las redes sociales y la idea es que llegue hasta Italia.

“En Italia se encuentran dos potenciales donantes -cuenta la mamá de Lautaro. Dos mujeres. Las dos son compatibles, pero se seleccionó primero una por cuestiones que tienen que ver con las características de la donante. El hospital se comunicó con la persona seleccionada y le señaló dos fechas probables para la donación, pero ella no aceptó esas fechas y la que propuso es para unos meses más adelante”.

Por eso Andrea insiste: “Lautaro no tiene ese tiempo de espera. Ya recibió el tratamiento de quimioterapia y está en el estado ideal para el trasplante. Dos meses de espera es muchísimo para una enfermedad aguda como la leucemia”. “Apelamos a que esta información llegue a Italia, necesitamos que estas personas comprendan que de su decisión depende la vida de una persona, que hay un argentino que necesita de la solidaridad de dos italianas”, añade la docente.

Es necesario aclarar que las personas que se registran en listas para ser donantes de médula ósea no están obligadas a donar y su identidad está protegida por ley. Según informaron en el Incucai, el donante puede decir que no. Además, a la persona que dona y acepta hay que realizarle diversos estudios médicos y hay protocolos mundiales para extraer estas células. La extracción se hace en el lugar donde vive el donante, que no necesita trasladarse a donde está el paciente.

Lautaro Mendolar Colombo

Andrea asegura que Incucai trabaja en este momento en informar a la posible donante de la urgencia que este caso requiere. “Confiamos en la conciencia y en la solidaridad de esta alma que está del otro lado del mundo. La principal aliada de Lautaro en este momento es su donante”, dice.

Lautaro es el menor de tres hermanos y vive en González Catán, partido de La Matanza. Sus padres son docentes. La familia fue siempre fundamental para apuntalar al menor en los momentos difíciles. En 2008 había sufrido padecido esta enfermedad y no habían podido encontrar donante de médula ósea. “Él tiene una enfermedad que se produce por una translocación genética, que se relaciona con el cromosoma Filadelfia. Su propia genética despierta esta leucemia y necesita el trasplante para remover la médula que genera esta enfermedad por otra compatible”, señaló Andrea.

Lautaro comenzó el primer año en una escuela técnica, es un apasionado de la informática y su sueño es programar video juegos y conocer Japón, que es la cuna de esta disciplina. “Es un tierno, un adolescente simpático y solidario que nunca dejó de promover la importancia de donar sangre y médula ósea”, añade su mamá. Con este fin, Lautaro fue promotor de la organización “Dar por más sonrisas”, fundada en diciembre de 2008.

Lautaro hoy está recluido en su casa y no sale para preservar su salud de cualquier microorganismo nocivo que pueda encontrarse en el ambiente externo. Viene de un tratamiento de quimioterapia intensa y de sufrir una descompensación por la que estuvo en terapia intensiva. Ahora está recuperado y quiere curarse.

“Esta enfermedad no espera. Avanza sin pedir permiso. La donante de Italia tiene que saber que hay un adolescente argentino que quiere curarse y depende de ella para atravesar esta enfermedad y vencer la leucemia”, concluye la mamá de Lautaro.

Por más sonrisas