fbpx
domingo 17 de noviembre, 2019

Martín Bernal cumplió 30 años como sacerdote y fue reconocido en la Catedral de Morón

“Siento mucha gratitud porque Dios me eligió y me dio la oportunidad de hacer este camino en la Iglesia”, reflexionó el religioso. El obispo Jorge Vázquez celebró una misa en evocación a su ministerio.

Martín Bernal
El padre Martín Bernal y sus tres décadas al servicio sacerdotal, primero en la Diócesis de Merlo-Moreno y ahora en Morón

El sacerdote Martín Bernal cumplió 30 años como cura. En la catedral de Morón, de la que es el párroco, se celebró una misa oficiada por el obispo Jorge Vázquez, de la que también participó Jorge Oesterheld, vicario general de la Diócesis local, además de responsables de otras comunidades religiosas, familiares, amigos, vecinos y feligreses.

En su mensaje, el obispo Vázquez citó uno de los salmos de la Biblia, que asegura que “la esperanza de los pobres nunca se frustrará”, frase que fue elegida por el Papa Francisco para la 3ª Jornada Mundial de los Pobres, que se celebrará en noviembre próximo.

Martín Bernal

Justamente Bernal tomó esas palabras y agregó, ya en un capítulo más personal de su trayectoria religiosa, que “lo que sostiene la esperanza es algo que no ha cambiado con los años, que es lo que Jesús nos propone vivir a través de su palabra, que son la verdad, la amistad, la fraternidad, el trabajo, el compromiso, las cosas esenciales”.

A lo largo de estas tres décadas en el servicio sacerdotal, recordó que recibió el ministerio junto a otros cinco compañeros de seminario de manos de monseñor Justo Laguna. “Con ellos me ha tocado compartir la amistad, el trabajo, proyectos y desafíos. He compartido con ustedes (la feligresía) mi ser sacerdote en los momentos tal vez más alegres y más tristes de sus vidas”, rememoró, y habló de sus comienzos en la Diócesis de Merlo-Moreno.

Para finalizar, Bernal manifestó que “dar de comer, de beber, vestir, dar alojamiento o visitar al que está enfermo o preso en principio no parecieran ser gestos religiosos, pero lo son en el sentido más profundo”. Eso, según sus palabras, es el verdadero objetivo de entregar la vida al ministerio de la iglesia. “Uno es para los demás, no es para sí”, cerró.

Martín Bernal