fbpx
domingo 15 de septiembre, 2019

EXCLUSIVO: un jurado popular deliberó siete horas y declaró culpable a un vecino de Castelar acusado de abusar sexualmente a su hija

Los hechos ocurrieron entre 2010 y 2015, cuando la víctima lo iba a visitar a su vivienda ubicada de Presidente Ortiz al 4800. El relato de la chica en Cámara Gesell y las pericias recopiladas convencieron al tribunal en torno a la culpabilidad del imputado. El lunes se conoce la pena.

Tribunales de Morón
El juicio contra el abusador se llevó a cabo en los Tribunales de Morón: el lunes se conocerá la condena

Un juicio por jurados desgarrador finalizó en los Tribunales de Morón. El caso que se juzgaba era un abuso sexual agravado por el vínculo cometido por un padre contra su propia hija en la vivienda de Castelar al que la niña lo iba a visitar, dado que sus progenitores estaban separados desde que ella era beba.

Luego de siete horas de una intensa deliberación, el tribunal popular dictaminó por mayoría de 10 votos el veredicto de culpabilidad en contra de Cristian Alejandro Melo, preso desde 2017 por el aberrante delito. Los hechos denunciados ocurrieron entre 2010 y 2015, cuando la menor tenía entre 7 y 12 años.

“Ella iba a visitar a su papá en la casa de Presidente Ortiz al 3400, en Castelar, y durante la madrugada el sujeto la despertaba tocándole vagina, gluteos y la obligaba a tocar su pene con movimientos masturbatorios”, explicó una fuente judicial a Primer Plano Online.

La niña permaneció en silencio sobre las vejaciones a las que era sometida hasta que el 26 de octubre de 2015 se autoprovocó cortes en sus brazos con intenciones de lastimarse. Eso hizo que ingresara de urgencia en el Hospital Argerich, dado que ella vivía con su mamá y un hermano en Capital Federal, y desde entonces se desanda el largo trayecto judicial para develar lo sucedido.

Primero tuvo que tomar la decisión de relatar lo que padeció a propios (su entorno más íntimo) y luego a profesionales, que en todo momento le ofrecieron ayuda psicológica. Luego, una vez presentada la denuncia judicial, declaró su calvario en una Cámara Gesell que fue lapidaria para con su padre. Su testimonio se proyectó en el debate, dado que la chica no estaba en condiciones de volver a declarar para no ser revictimizada. Además, hubo un informe del imputado, cuyo un perfil arrojó la presencia de rasgos psicopáticos.

Ante la evidencia de las pruebas, Melo se limitó a defenderse con argumentos pueriles e infundados. Dio tres versiones ante el jurado popular: por un lado, que la nena lo acusó a él porque había sido abusada por los tíos; por el otro, debido a que es homosexual; y, por último, como una suerte de venganza porque se había enojado con la mamá. Insólito, burdo y repudiable.

Los jurados rechazaron esas afirmaciones y declararon su culpabilidad tras una deliberación de siete horas. Hay un antecedente judicial del sujeto, que no es estrictamente vinculado a la causa: pasó siete años preso por robo agravado, condenado también en Morón, en este caso por el Tribunal Oral Criminal Nº 4.

Ahora, a partir de la decisión de los ciudadanos que participaron del juicio, el juez Diego Bonanno deberá definir la pena que le cabe. La fiscalía, representada por Daniela Barrozo y Pablo Galarza, acusó a Melo por abuso sexual gravemente ultrajante y, en subsidio, por abuso simple agravado por la calidad del autor de ascendiente.

La escala penal que enfrenta por semejante delito es de 8 a 20 años. El lunes que viene (9 de septiembre), en lo que se conoce como audiencia de cesura, se dará a conocer el monto de la condena.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario