fbpx
domingo 15 de septiembre, 2019

Universidades que funcionan con un presupuesto votado hace casi un año: los malabares para sostener servicios educativos en medio del recorte

El rector de la UNAHUR, Jaime Perczyk, explicó cómo hacen las entidades académicas para mantener su oferta pese a que la plata no alcanza. “No estamos dispuestos a resignar esa masividad que logró la universidad”, señaló.

Jaime Perczyk
Jaime Perczyk es nombrado en algunos círculos de la política como futuro ministro de Educación en un gobierno de Alberto Fernández

Presupuestos votados hace casi un año, con cuentas que quedaron absolutamente desfasadas por la devaluación y la inflación. En el medio, los acuerdos paritarios con el personal docente y no docente, cuyo pago estuvo a cargo del gobierno nacional. Pero el resto, lo que se conoce como gastos de funcionamiento, si había destinados diez pesos para una finalidad que pasó a valer un 50 por ciento más, ese monto no se actualizó.

Así estás las universidades nacionales en la era Macri. Peleando para seguir adelante, para ofrecer los mismos servicios educativos que las distinguen en el mundo y tratando de sostener a la matrícula, para que no abandone el aprendizaje. Proyectan crear salas maternales para el cuidado de hijos e hijas de papás y mamás que estudian, otorgando becas para garantizar la continuidad, bicicletas para que el transporte no sea un impedimento y kits para las prácticas de sus futuras carreras. Todo, con un monto asignado en octubre de 2018.

“El gobierno de Macri puso a todas las universidades bajo sospecha. Todo era un dispendio de plata, todo se podía arreglar con menos profesores, de todo había mucho. Después se dio cuenta que no es así. La Argentina tiene una de las cien mejores universidades del mundo, que es la de Buenos Aires, tiene otras con Premios Nobel y muy prestigiosas, como la de La Plata, la de Córdoba, la UTN”, reflexionó el rector de la Universidad Nacional de Hurlingham, Jaime Perzcyk, en conversación con el programa periodístico Primer Plano.

“También la Argentina tiene universidades como las del conurbano fueron formados en esas entidades prestigiosas. Nosotros, en la UNAHUR, tendremos profesores que habremos formado recién en 20 años. El sistema universitario argentino es un buen sistema, pero después de esa situación de sospecha llegó el Fondo Monetario Internacional (FMI), que si hay algo que no entiende es la universidad pública”, agregó quien también se desempeña como presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), elegido por sus pares.

Perzcyk, además, aclaró que los gastos de las universidades están dolarizados. Servicios públicos y materiales de laboratorio, entre otras cosas, implican una erogación muy dificultosa de enfrentar. Pero, pese a que los desafíos son cuesta arriba, no se resignan. “Hemos vivido unos años de ajuste muy complicados, pero nosotros no resignamos el derecho de chicos y chicas a estudiar y formarse. No nos da lo mismo que los estudiantes vengan a la universidad a que no vengan. Queremos pelear porque vengan, y por sostener el sistema universitario extendido que tiene mucha inclusión. Y no estamos dispuestos a resignar esa masividad”, cerró.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario