fbpx
domingo 15 de septiembre, 2019

Alarmante: sólo el 16 por ciento de los jubilados de Ituzaingó que cobra la mínima realiza las cuatro comidas diarias

Los datos se desprenden de un relevamiento llevado adelante por la consultora Indaga, que conduce el especialista Claudio Righes. En todos los casos, abuelos y abuelas necesitan ayuda externa para llegar a fin de mes.

En la actualidad se necesitan al menos tres jubilaciones mínimas para hacer frente al costo de vida

Los datos se desprenden de un relevamiento llevado adelante por la consultora Indaga, que conduce el especialista Claudio Righes. En todos los casos, abuelos y abuelas necesitan ayuda externa para llegar a fin de mes.

Sólo el 16 por ciento de las personas que integran el sector de adultos mayores en Ituzaingó y que percibe la jubilación mínima realiza las cuatro comidas diarias. Los datos surgen de un relevamiento que llevó a cabo entre el 4 y el 8 de septiembre la consultora Indaga, cuyo director es el especialista en consumo Claudio Righes, sobre un universo de 400 casos efectivos a través de llamadas telefónicas.

Conclusiones del estudio

Todos los consultados para el muestreo respondieron que no llegan a fin de mes con el dinero que perciben como salario jubilatorio, que está en el orden de los $12.937. Una respuesta común hombres y mujeres entrados en edad y que trabajaron toda su vida necesitan de “ayuda externa” para poder completar el calendario hasta volver a cobrar. Ya sea de familiares, organizaciones o hasta de vecinos, la contribución es indispensable en un 98% de los casos.

Una gran mayoría de los entrevistados también respondió que fue necesario reducir la ingesta de algún medicamento por cuestiones económicas. El 79% contestó uno; el 11% dos y el 9% tres tipos de remedios de los que consumía y que el PAMI le otorgaba gratuitamente. Cuando debió pagarlo tuvo que abandonarlo, algo que implica un retraso o directamente postergación de tratamientos.

LEÉ EL RELEVAMIENTO COMPLETO: 

JUBILADOS ITUZAINGÓ

Para finalizar, el trabajo revela que el 71% de los abuelos y las abuelas de Ituzaingó contestó que no pueden hacer frente a las responsabilidades de la vida cotidiana. “Esto es sentirse humillado y avergonzado, lo que se traduce en estados depresivos”, concluyó Righes.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario