fbpx
domingo 15 de septiembre, 2019

Kicillof también apeló a la frase de Chilavert para arengar al PJ y bajar la efervescencia: “todavía no se ha ganado nada”

Si bien fue un intento por mantener la guardia en alto rumbo a la elección de octubre, lo cierto es que al candidato a gobernador del Frente de Todos no le cayó nada bien que se hayan filtrado a la prensa posibles nombres para integrar su gabinete futuro.

Kicillof con PJ
En lo formal, el encuentro fue para que el PJ acepte la fórmula Kicillof-Magario

El presidente del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires, Fernando Gray, presentó formalmente la fórmula para la gobernación provincial por el Frente de Todos, encabezada por Axel Kicillof y Verónica Magario, tras los resultados obtenidos en las PASO del 11 de agosto.

“El Partido Justicialista Bonaerense recibe oficialmente a la fórmula y les da total y absoluto apoyo”, sostuvo Gray, al afirmar que “hoy podemos estar orgullosos que el peronismo de la provincia de Buenos Aires está totalmente unido”.

Del encuentro, al que se sumó el presidente del PJ Nacional, José Luis Gioja, participaron los intendentes Alberto Descalzo (Ituzaingó), Santiago Maggiotti (Navarro), Gustavo Menéndez (Merlo), Walter Torchio (Carlos Casares) Juan Carlos Veramendi (Ranchos), Juan Carlos Gasparini (Roque Pérez), Hernán Ralinqueo (25 de Mayo) y Juan Pablo de Jesús (La Costa); la candidata a intendenta de Cañuelas, Marisa Fassi; los diputados provinciales Carlos “Cuto” Moreno, Marisol Merquel y Federico Otermin; y los consejeros gremiales Omar Plaini, Pablo Moyano, Francisco Gutiérrez y Humberto Bertinat.

Kicillof con PJ

Desde lo formal, fue eso lo que se difundió del cónclave. Ahora, además de la sesión de fotos, hubo también una suerte de reflexión colectiva sobre el camino hacia el 27 de octubre, bajada de línea del candidato y un mensaje que pretendió bajar la efervescencia. “Todavía no se ganó nada”, señaló el economista, quien de esta manera salió al cruce de posibles nombres para su gabinete. Algo así como no poner el carro delante del cabello: primero hay que ganar la elección para luego hablar de otras cuestiones.

Pese al hermetismo reinante, fuentes que participaron del encuentro explicaron a Primer Plano Online que también habló de las dificultades económicas que dejará la gestión de María Eugenia Vidal, además de los problemas estructurales que tiene la provincia. “No tenemos que relajarnos”, arengó Kicillof, por más que en algunos distritos la diferencia con Juntos por el Cambio fue superior a los 40 puntos. “Cada voto vale y hay que hacer todo lo posible por mejorar”, indicó el candidato.

Más allá de las formalidades, Kicillof y el PJ bonaerense que conducen los intendentes dieron inicio al segundo tramo de la campaña provincial, que tras la abultad victoria de las PASO no modificará su esquema: Kicillof seguirá desandando el conurbano y el interior provincial en su Clío, de la mano de los jefes comunales y del líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario