fbpx
viernes 18 de octubre, 2019

EXCLUSIVO: asesinaron en la cárcel a un peligroso delincuente, preso por crímenes que asolaron a la región oeste

Gerardo Orrego Figueroa murió en una pelea con internos por el control de la unidad. El sujeto estaba condenado a 16 años de prisión por ser coautor del homicidio de Eduardo Angiono, el productor de seguros que fue baleado a quemarropa, delante de su hija y nieto, de 7 años.

Penal 5 Mercedes
El penal de Mercedes, escenario de una violenta reyerta entre reclusos que terminó con la muerte de Orrego Figueroa

Una brutal pelea por el control del pabellón carcelario Nº 4 en el interior de la Unidad Nº 5 del Servicio Penitenciario Bonaerense, ubicada en Mercedes, dejó como resultado la muerte a facazos de un peligroso delincuente, condenado a 16 años de prisión por un crimen que conmocionó a Ituzaingó en 2003.

Se trata de Gerardo Orrego Figueroa, quien según pudo corroborar Primer Plano Online con fuentes oficiales recibió “una herida punzante en región epigástrica, por la cual fue derivado a un hospital extramuros para mejor evaluación”, y terminó muriendo por paro cardio respiratorio no traumático, según consta en el certificado de defunción.

La reyerta fue de tal magnitud que hubo otros heridos, lo que implicó que las autoridades convoquen al Grupo de Intervención ante Emergencias, cuyos efectivos debieron “efectuar disparos preventivos y disuasorios” para evitar que el enfrentamiento pase a mayores.

Hubo otros dos heridos además de la víctima fatal: uno fue Julio Alfonzo Valderrama, con lesiones punzantes en región posterior de cuello, pierna izquierda y brazo derecho, leves; y Daniel Vila Banegas, con un corte en el cuero cabelludo y heridas circulares en pierna izquierda.

Orrego Figueroa había sido condenado a 16 años de prisión por la justicia de Morón considerado “coautor de robo con resultado homicidio y autor de tenencia de arma de guerra en concurso real”. El sujeto integraba la poderosa banda criminal conocida como ‘Los Juancitos’, liderada por el temible asesino Juan José Pagnotta, a la que se le atribuye al menos tres crímenes que conmocionaron a la región oeste entre 2003 y 2004.

Alicia Angiono
En el centro de la foto Alicia Angiono, la hermana de Eduardo, la víctima del crimen por el que fue condenado Orrego Figueroa

El primer hecho que fue juzgado, por el cual fueron condenados Pagnotta y Orrego Figueroa, ocurrió el 9 de abril del 2003, cuando el jubilado Eduardo Angiono, de 67 años, salió de su casa en Ituzaingó rumbo a la de su hija para buscar a su nieto y llevarlo a la escuela. Según testigos, al llegar fue interceptado por la banda comandada por Pagnotta, que lo hizo bajar de su vehículo, le disparó a los pies y luego le robó y lo remató de un balazo en el estómago.

Otro homicidio del que fue parte la banda, al menos Pagnotta, fue el del operario fabril Mario Medina, de 43 años, asesinado en una canchita de fútbol del barrio San Alberto, también de Ituzaingó, cuando festejaba su cumpleaños. Los testigos dijeron que Medina discutió con un joven durante el partido y que ése último fue a buscar a Pagnotta, con quien regresó para atacar a tiros al operario.

Siempre según la acusación, el 8 de abril de 2004, Pagnotta cometió el crimen del comerciante Daniel Bogani, de 53 años. Esa mañana, inicio de Semana Santa, la hija de Bogani, Daniela, salió rumbo a Córdoba con su novio y una pareja amiga, pero como el auto tuvo un desperfecto, pararon en una gomería de Ituzaingó.

Según quedó acreditado en el debate, Pagnotta apareció con una moto, secuestró a la chica y la obligó a regresar a su casa. La joven declaró que ella le pidió al delincuente que no le hiciera nada a su familia, pero apenas llegaron al domicilio, Pagnotta saltó la reja de la casa y la obligó a llamar a su padre mientras la tenía tomada del cuello con un cuchillo. Apenas el hombre salió, le pidió dinero para entregarle a la muchacha, pero cuando Bogani quiso defender a su hija, el ladrón le disparó y lo mató, tras lo cual hirió a la joven.

OTRO CRIMEN EN EL QUE ESTUVO IMPLICADO ORREGO FIGUEROA

En conversación con Primer Plano Online, Nelly Arata, una de las integrantes de la ONG Madres y Familiares de Víctimas (MAFAVI) recordó que el sujeto también estuvo involucrado en el asesinato de su hijo. “En el auto que interceptó a mi hijo a la salida de su casa, sobre la calle Ecuador, en Ituzaingó, había cuatro personas. Una de ellas fue Orrego, perfectamente reconocida por mi otro hijo, que vio cómo mataban a su hermano”, explicó la mujer.

Del vehículo en que se movilizaban los malvivientes, en rigor, bajaron dos asaltantes. Juan José Zapata fue quien le pegó un tiro en el pecho a Fabián, mientras que el otro fue Alejandro Marrano. Ambos terminaron condenados por el sangriento episodio, uno como autor (el primero) y el otro como partícipe necesario. Uno estuvo 14 meses prófugo hasta que lo arrestaron; el otro, 23. Los otros dos ocupantes del coche, según Arata, fueron Pagnotta y Orrego Figueroa, integrantes de la banda ‘Los Juancitos’.

“Es una clara muestra de que en las cárceles argentinas no se logra la resocialización”, finalizó la mamá de la víctima fatal.