fbpx
viernes 18 de octubre, 2019

En el juicio por Macarena Mendizábal la mecánica del hecho quedó clara: los testigos hundieron la estrategia del acusado

En auto en el que viajaba la joven oriunda de Ramos Mejía que quedó en estado vegetativo fue embestido por Santiago Silvoso tras una maniobra a velocidad que superaba la permitida. A un testigo presentado por la defensa del imputado podrían acusarlo de falso testimonio.

Macarena Mendizábal
Adriana Aruj y José Luis Mendizábal, mamá y papá de Macarena, vienen luchando desde hace cuatro años por el juicio, que está en pleno desarrollo

De a poco, y tras una espera de cuatro larguísimos años, mamá y papá de Macarena Mendizábal empiezan a ver con claridad que la mecánica del hecho del cual fue única víctima su hija salen a la luz. Es que luego de dos jornadas del juicio que se lleva adelante en los tribunales de la calle Paraguay, en Capital Federal, todo lo que se escuchó avala la teoría de que el acusado de semejante tragedia actuó de manera -como mínimo- irresponsable, y que deberá enfrentar una pena, tal vez de prisión efectiva, por su accionar.

Hubo una actitud para destacar, que la familia Mendizábal valoró y mucho desde el momento inicial del siniestro. Una de las testigos que vio cómo fue el hecho y que en aquel entonces era menor de edad regresó a su domicilio a buscar a su padre y se presentó espontáneamente en el Hospital Fernández. Habló con Adriana y José Luis, los padres de Macarena, y les dijo que quería declarar en la justicia porque había visto todo. “Yo perdí un hermano por una situación similar y no me puedo callar”, dijo en ese momento la chica. Hoy, ya como mayor, se presentó ante la jueza y contó su versión del choque.

Tanto ella como otro testigo presencial iban circulando en la madrugada del 5 de abril de 2015 por la misma calle que Santiago Silvoso, el acusado de haber provocado el estado vegetativo en el que está Macarena. Ambos dijeron, cada uno a su turno, que viajaban por una calle que tenía la sincronización semafórica conocida como onda verde, que justo en la esquina de la colisión se corta. Mientras frenaban por el color rojo, el Honda Civic del acusado pasó de largo a gran velocidad, y acto seguido, chocó al auto de Macarena, en el que ella viajaba del lado del acompañante.

Santiago Silvoso
Santiago Silvoso durante el juicio que enfrenta por la tragedia que ocasionó en la vida de la familia Mendizábal

Silvoso, por su parte, también presentó un testigo de parte, que supuestamente iba a declarar en su favor, pero que lo terminó hundiendo y quedó comprometido en una posible actuación en su contra por falso testimonio. Por ejemplo, primero contó que su amigo no había tomado alcohol, “sólo un vaso de Fernet”. Rara primera contradicción. Luego explicó que se separaron en un momento de la noche para volver cada uno a su casa y que lo llamaron 20 minutos después del choque. Pero la jueza le preguntó si no recordaba haber estado en el momento en que le leyeron los derechos a Silvoso, y señaló que no, aunque en el acta del siniestro figura su firma.

La jueza María Cecilia Maiza y la fiscal Ana Helena Díaz Cano le remarcaron la cantidad de contradicciones en la que incurrió y le indicaron que podía ser sometido a una causa penal por falso testimonio. La familia de Macarena ya avisó que lo va a denunciar, pero eso será en el momento de los alegatos. Hubo también en la segunda audiencia una contundente declaración de los peritos de parte y del perito oficial designado por el juzgado. Hay una coincidencia en los tres planteos: Silvoso conducía a por lo menos 67 kilómetros por hora, en una zona de descenso de velocidad por el cruce de calles y el semáforo. Y allí surgió un planteo que indignó a gran parte de los presentes: el perito presentado por la defensa del acusado indicó que el auto en que viajaba Macarena se trasladaba a idéntica velocidad. Algo así como intentar responsabilizar a la víctima por el impacto.

También durante la jornada se intentó poner en duda el procedimiento utilizado para realizarle el test de alcoholemia a Silvoso, dado que lo hicieron inmediatamente luego de que el acusado vomitó. “Pero el técnico encargado dijo que no conoce ningún caso que haya pasado eso, porque la alcoholemia da positivo si tomaste”, explicó a Primer Plano Online Adriana Aruj, mamá de Maca.

La familia de Macarena pedirá, a través de su abogado, Roberto Schlagel, el cambio de carátula y una pena de cumplimiento efectivo. Es decir, que deje de interpretarse como un hecho culposo y pase a ser lesiones gravísimas con dolo eventual. En la próxima audiencia del juicio, que será el lunes venidero, van a presentar un video con el estado actual de la joven, y la cantidad de tratamientos médicos que recibe para mantener su corazón con vida. Es que, como afirmaron Adriana y José Luis durante la entrevista con el programa periodístico Primer Plano, “nuestra hija está muerta en vida”.

La fiscal, que le negó el juicio abreviado a Silvoso y luego la jueza, que también rechazó la petición de una probation hecha por el acusado, están teniendo un rol muy activo en el debate. Serán clave en la interpretación de los sucesos y dejarán sentada su postura una en el pedido de pena y la otra en la condena que apliquen al caso.

“Pero independientemente de lo que decida la justicia, nosotros vemos el drama que vivimos desde que nuestra hija quedó en este estado y pedimos que haya una sentencia que lo obligue a ir a la cárcel”, enfatizó Adriana. “Verlo así cómo está Silvoso, con su rostro desfigurado por lo que pasa en el juicio, donde no tiene una a favor, nos da la tranquilidad de que nosotros hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance para que haya justicia”, concluyó la mamá de Maca.

Lunes y miércoles que vienen, 7 y 9 de octubre, serán las últimas dos audiencias del juicio y la jornada de alegatos está prevista para el 29 de este mes.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario