fbpx
viernes 18 de octubre, 2019

Historias del conurbano, segundo capítulo: un obstetra acusado de mala praxis al borde de la cárcel por la muerte de una embarazada y sus gemelos

El caso está siendo juzgado en los Tribunales de Quilmes y puede marcar un quiebre en la interpretación de estos hechos. La Fiscalía pidió diez años de cárcel para el médico Hugo Ismael Zarranz por considerarlo autor del delito de homicidio con dolo eventual. Un caso impactante y su coincidencia con uno ocurrido en Morón.

Martín Norry
Martín Norry (camisa a cuadros), viudo de la mujer fallecida y papá de los gemelos por nacer (foto gentileza Guillermo Troncoso)

Un médico reconocido y hasta ahora prestigioso enfrenta por estas horas un juicio que puede cambiar para siempre la interpretación judicial de las denuncias por mala praxis. Se trata del ginecólogo y obstetra Hugo Ismael Zarranz, quien está siendo juzgado por un caso estremecedor, que es ni más ni menos que el fallecimiento en el vientre materno de dos gemelos y, a las pocas horas, de la mamá gestante, Karina Vera.

El caso ocurrió en marzo de 2010 en el Sanatorio Modelo de Quilmes y recién ahora pudo llegar a instancia de debate público, tras sortear una serie de recursos interpuestos por la defensa del profesional. La denuncia fue promovida desde un primer momento por Martín Norry, pareja de la mujer fallecida y padre de los niños por nacer. Nada hacía prever que ese hombre derruido por la vida misma fuera a aflojar en su estímulo por justicia.

Hugo Ismael Zarranz
Hugo Ismael Zarranz (a la derecha), el ginecólogo y obstetra que enfrenta un juicio trascendental para los casos de mala praxis

Los bebés de Karina y Martín iban a nacer el 16 de marzo, pero la mamá acudió al Sanatorio Modelo diez días antes porque no se sentía bien. Sin embargo, le dieron turno recién para cuatro días después. El 8 de marzo Karina volvió a la clínica y fue internada de urgencia por fuertes dolores abdominales, aunque -según denuncian sus familiares- no le realizaron estudio alguno hasta el día siguiente, cuando le dijeron que el embarazo se había interrumpido y le realizaron una cesárea por ese diagnóstico. Los bebés salieron cianóticos (color violeta) del vientre materno. La mujer fue intervenida quirúrgicamente seis veces, y también murió.

LA DOLOROSA COINCIDENCIA CON UN CASO OCURRIDO EN MORÓN: 

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2019/07/29/mala-praxis-cinco-medicos-la-clinica-aguero-moron-van-juicio-la-muerte-una-mama-bebe-gestaba/

Según narró a Primer Plano Online el periodista Guillermo Troncoso, especialista en temas judiciales y uno de los encargados del sitio Data Judicial, el juicio se inició con el testimonio de Norry, quien enfrentó a los jueces “visiblemente acongojado” pese a la cantidad de años en que padeció en carne propia el accionar de Zarrans. “Fuimos juntos al Sanatorio y me volví sólo a mi casa, sin mi mujer ni mis hijos”, describió ese hombre que se mantiene de pie por su deseo de que la justicia al menos intente reparar una parte del daño que padeció.

Lo que se reveló en el debate es que el profesional no ordenó los estudios para detectar que la mujer padecía el síndrome Hellp, un grupo de síntomas que se presentan en las embarazadas que padecen hemólisis, elevación de las enzimas hepáticas y disminución de las plaquetas), por eso la responsabilidad apunta a su accionar.

Por todo lo que se ventiló en el juicio, la fiscal Mariel Calviño dio por probada “la materialidad y responsabilidad“ del médico Zarranz en la muerte de los niños por nacer y su madre, y pidió que al médico los jueces le impongan una pena de diez años de cárcel por el delito de homicidio simple con dolo eventual. Es decir, lo que la funcionaria entiende del caso es que el médico actuó con acciones “opuestas a los postulados médicos”, que desatendió “desde semanas antes de su internación los preocupantes síntomas de la paciente”, y que “no dispuso controles, ni monitoreo, ni internación en Terapia Intensiva”.

La defensa de Norry (viudo de Karina Vera y papá de los gemelos) coincidió con el pedido de condena, aunque también pidió que si los jueces no coinciden con la calificación que le apliquen la pena de cinco años de prisión por el delito de homicidio culposo y la máxima inhabilitación permitida legalmente.

El Tribunal Oral N° 1 de Quilmes realizó un cuarto intermedio hasta el miércoles 9 de octubre, donde dará su veredicto.

Martín Norry

Sé el primero en comentar

Deja un comentario