Thursday 17 de June, 2021

60 mil trabajadores temen por su fuente de empleo: ¿eliminan a los playeros de las estaciones de servicio?

La iniciativa es promovida por el gobierno nacional, y busca instrumentar el autoservicio para la carga de combustible como ocurre en otros países. “Es una estupidez grande como la Casa Rosada”, definió el jefe del gremio que nuclea a los empleados del sector, Carlos Acuña.

Autoservicio de combustibles
La iniciativa está siendo estudiada por la Secretaría de Energía y ya tiene en pie de guerra al sindicato y a trabajadores

El gobierno nacional tiene en estudio la posibilidad de implementar el sistema de autoservicio en las estaciones de carga de combustible de la Argentina. Lo está analizando a través de la Secretaría de Energía, que trabaja actualmente en la elaboración de un protocolo de seguridad para ponerlo en funcionamiento.

«Se estaría avanzando desde la cartera energética en la implementación de un protocolo para la puesta en marcha de manera voluntaria de parte de cada estacionero que desee hacerlo, de la modalidad de autoservicio», declaró el gerente de la Confederación del Comercio de los Hidrocarburos, Guillermo Lego.

Obviamente, la medida tiene en alerta a los 60 mil trabajadores del sector y al gremio que los representa. Consultado por el programa periodísitico Primer Plano Recargado, Carlos Acuña, secretario general del Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio, GNC, Garages Playas de Estacionamiento y Lavaderos de Autos de Capital Federal y Provincia de Buenos Aires (SOESGyPE), calificó como “una estupidez grande como la Casa Rosada” al proyecto gubernamental.

“Nosotros, además de vivir de nuestro trabajo, cuidamos a los ciudadanos que van a cargar combustibles en la seguridad, en el trato y en la atención. Esta idea malísima, como casi todas las que tiene este gobierno, es para avanzar sobre el mercado laboral, como si el trabajo fuera un costo”, reflexionó Acuña.

El dirigente sindical precisó que, para una estación de servicio promedio, que vende 300 mil litros de combustible al mes, el costo de los trabajadores se estima que, con cargas sociales incluidas, no supera el tres por ciento del volumen que factura, con precios de venta que están atados al dólar.

“Con la situación económica lamentable y la pérdida diaria de fuentes de trabajo, traer una idea que genere más desempleo es una estupidez grande como la Casa Rosada”, concluyó Acuña.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram