Wednesday 28 de October, 2020

Luego del caso de la vecina golpeada ferozmente en Morón, un mensaje para las mujeres víctimas de violencia: “No están solas”

Lo transmitió Liliana Romero, directora de Políticas de Género del Municipio de Morón, dependencia que le entregó un botón antipánico a la víctima de la salvaje agresión por parte de su propio tío. Escuchá la entrevista. 

Violencia de género
Liliana Romero (izquierda), directora de Políticas de Género del Municipio de Morón

Para la paz y la tranquilidad familiar de Micaela Gómez, tanto la justicia como el Municipio de Morón tomaron intervención directa luego de la denuncia que realizó por el salvaje ataque que recibió por parte de su propio tío. El caso que ayer reveló en exclusiva Primer Plano On Line comenzó a resolverse en parte a partir de una medida cautelar dictaminada por el juez de Familia Guillermo Torti, quien ordenó la prohibición de acercamiento por un radio de dos cuadras a la redonda para Rubén Darío Gómez, el denunciado por la mujer.

Pero también hubo acción directa por parte del Estado Municipal, que a través de la Dirección de Políticas de Género convocó a Micaela para entregarle el botón antipánico y una serie de recomendaciones para su cuidado personal.

En conversación con Primer Plano On Line, la directora del área, Liliana Romero, explicó los alcances de la intervención municipal y dejó también un mensaje de alerta para las mujeres que sufren maltratos. “Los casos de violencia generalmente son reincidentes”, por lo que invitó a las víctimas a realizar la correspondiente denuncia o por lo menos a acercarse a los organismos dispuestos para brindar ayuda.

-¿Cómo es que el Municipio toma participación en el caso de Micaela Gómez?

La citamos a partir de que nos llega el oficio desde los tribunales informándonos del caso, y solicitando evaluación y seguimiento. Nos comunicamos con ella, la asistió un equipo interdisciplinario, primero la vio una abogada y luego el equipo de trabajadores sociales y psicólogos. Evaluando la gravedad se le hizo entrega del botón antipánico, que sabemos es una herramienta, no la solución, pero es algo más con lo que ella cuenta para estar un poco más tranquila.

 

 

-¿La intervención del municipio se limita a cumplir con la orden judicial?

-Al contrario. A veces, la intervención judicial es nuestra primera vía de contacto con la víctima. Lo que hacemos después es un seguimiento del caso. La asistimos, según el requerimiento, desde lo jurídico, la asesoramos, y siempre se la sigue asistiendo porque se le marcan pautas de cuidado. La violencia tiene diferentes ciclos que por ahí uno desconoce, y eso es lo que se le transmite. La sigue asistiendo un equipo de psicólogos y trabajadores sociales.

-¿Le llama la atención éste caso o es recurrente que un hombre con tantas denuncias y hasta condenas siga agrediendo gente, particularmente mujeres?

-Los casos de violencia generalmente son reincidentes. Nosotros sostenemos que hay que trabajar siempre, poniendo equipos a disposición no solamente para trabajar con la mujer y asistirla, acompañarla y contenerla, sino también con la otra parte, porque hay un factor que no es normal, en este caso es esto de reaccionar desde la agresión y desde la violencia. Pero sí, las situaciones de violencia no tratadas son reincidentes. Por otro lado, cuando hablamos de casos de familia no son tan marcados porque cuando se habla de violencia de género se habla más de violencia entre pareja, o más bien conyugal, pero los casos de violencia intrafamiliar son bastante comunes, los vemos a diario.

-Otro aspecto que llamó la atención de la denuncia que realizó Micaela Gómez fue el destrato que recibió en la Comisaría de la Mujer. ¿Han hablado del tema? ¿Tiene forma de actuar el Municipio?

-Te repito que nosotros el caso lo tomamos a partir del oficio del poder judicial. Sí ella nos comenta de este problema que surge en la comisaría. Lo que sugerimos es que se acerquen al organismo correspondiente para elevar la queja, y esperar respuesta del órgano contralor.

 

 

-¿Y en este caso quien sería el órgano de contralor?

-Lo que sugerimos es que se acerquen siempre a la Defensoría del Pueblo para que puedan dejar asentado en algún lado la disconformidad.

-Pero el Municipio, entonces, no tiene forma de intervenir porque la Comisaría de la Mujer, en este caso, depende de la Provincia de Buenos Aires…

-Claro. Nosotros lo que hacemos es comunicarnos siempre con la comisaría, porque a veces por ahí necesitamos más datos, o datos que no vienen expresos o que la mujer al momento de hacer la denuncia dice y después no los recuerda. De hecho ellos nos pasaron la información a partir de nuestro llamado de cómo había sido la denuncia (en el caso de Micaela Gómez).

-¿Qué decirles a las mujeres que le tocan vivir situaciones como atravesó ésta vecina?

-Primero, decirles que no están solas, hay un Municipio que cuenta con las herramientas para asistirlas. Hay una decisión política del secretario de Políticas Sociales y Abordajes Integrales, Fernando Cid, y del intendente Ramiro Tagliaferro, que están trabajando todo el tiempo para que esto prospere. Tiene que ver con la atención, con la mejor calidad de asistencia y demás. Ellas no están solas. Hay un espacio, que es el centro ‘Vivir sin Violencia’, donde pueden asistir. El tema de la denuncia es fundamental pero a veces el miedo hace que esa mujer no pueda transmitir su problemática, pero hay un espacio de asistencia sin necesariamente tener la denuncia. Eso después se va trabajando, y ya es una decisión por parte de la víctima. Que denuncien si se animan a hacerlo, y en el caso de que no, que recurran y pidan ayuda porque las puertas obviamente están abiertas las 24 horas. Si bien el centro atiende de 8 a 20, si hacen la denuncia inmediatamente se comunican con nosotros desde el área de seguridad porque trabajamos todo el tiempo articulados.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram