Wednesday 20 de January, 2021

A pesar de la prohibición, el boliche Club Leloir en Ituzaingó organiza fiestas y las promociona en redes sociales

Mientras el mensaje de las autoridades es de extremar los cuidados por temor a un rebrote, los locales nocturnos empiezan a relanzar la actividad con un formato diferente que termina siendo igual al de antes cuando la madrugada avanza. El Municipio se limita a realizar un control al ingreso, en un horario en el que no hay nada irregular por encontrar.

En el interior del boliche, las mesas estuvieron dispuestas en forma de abanico de frente a la pista y no muy distanciadas una de otra

A pesar de la prohibición que rige sobre la actividad, en Ituzaingó el boliche Club Leloir organiza fiestas vips con la autorización del Municipio. Las jornadas son custodiadas por la Policía de la Provincia para evitar desmanes. Y la de esta madrugada no es la primera que hubo, ni ese distrito el único en el que se realizan. 

Es el reflejo de la hipocresía en su máxima expresión. Es que, por un lado está el mensaje de las autoridades queriendo mostrarse preocupadas por la pandemia y repitiendo hasta el hartazgo que para las fiestas de fin de año no eran apropiadas las reuniones con más de diez personas, incluso con cuarentena y cuidados extremos en los días previos.

Pero, por el otro, se autorizan estas fiestas clandestinas bajo el formato de mesa vip en el bar del boliche, con mesas para diez personas por un valor de $15.000, según la ubicación. Si la mesa está cercana a la pista de baile, los valores se incrementan, al igual que la cantidad de alcohol que incluye la ubicación.

La de anoche no fue la primera juntada en el local nocturno, aunque sí la más numerosa, ya que el condimento extra era el último sábado del año. Los participantes eran todos mayores de 18 años, quienes para poder asegurarse un lugar, tenían que hacerlo mediante transferencia bancaria para reserva previa ($5.000) y los $10.000 restantes se abonaban en efectivo en la puerta al momento de ingresar. El horario de la fiesta fue desde las 23 de anoche sábado a las 5 de la mañana de hoy domingo.

La promoción se realizó con total naturalidad a través de las redes sociales de Club Leloir y las reservas fueron exclusivamente por WhatsApp, con el comprobante de la transferencia bancaria. En el interior del boliche, las mesas estuvieron dispuestas en forma de abanico de frente a la pista y no muy distanciadas una de otra. La superficie descubierta es muy pequeña y todo se realiza en un ámbito cerrado con aire acondicionado, cuando la recomendación de las autoridades sanitarias es hacerlo con ventilación natural.

En la puerta de ingreso se puede observar a varias personas sin tapaboca y en el interior del bar disco es muy raro ver gente usando esos elementos obligatorios de protección propia y ajena. Había, en la madrugada de hoy, al menos dos patrulleros y ocho efectivos de la Policía bonaerense dispuestos para custodiar la despedida del año. Esos uniformados deberían estar patrullando las calles del distrito, no una fiesta irregular en un lugar privado. Además, un ejército de patovicas identificados, en muchos casos, con la remera del boliche.

Uno de los patrulleros que custodió que en las adyacencias del boliche no se produzcan disturbios

Cerca de las 2 de la mañana el DJ residente dio inicio formal al Bailando Vip. Esto también viene sucediendo desde hace algunas semanas en Hurlingham, en el boliche Roca Bruja, sobre la colectora de la Autopista del Oeste. Entonces, uno de los grandes interrogantes que quedan flotando es cuál es la diferencia entre una fiesta en Club Leloir y una fiesta clandestina en Parque Leloir. Ambas, en ese caso, están prohibidas.

Murió atropellado por un móvil policial en Ituzaingó y condenaron por juicio abreviado a la agente que manejaba: indignación de la familia

Es cierto que el número de personas que ingresan a este tipo de fiestas es menor a la cantidad que ingresaban hasta antes de la pandemia. En el video que ilustra esta nota se puede ver la presencia de dos móviles del Municipio, cerca de las 23.45, con el que las autoridades realizan el control del protocolo a cumplir con la formalidad sabiendo que a esa hora es imposible encontrar lo que no se quiere encontrar.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram