Saturday 3 de December, 2022

Acceso a medicamentos, debate promovido por el Colegio de Farmacéuticos de Morón, Ituzaingó y Hurlingham

El encuentro, desarrollado en la Universidad de Morón, contó con la participación y disertación de profesionales de diversas ramas vinculadas a la temática. La trascendencia que tiene la innovación en la industria, que permitirá mejor calidad de vida en la población, y el desafío ético que implica: mucha gente no podrá comprar medicación por sus altos costos.

La farmacéutica Graciela Angiolini tuvo a cargo la apertura del Foro de Salud

Un Foro de Salud organizado por el Colegio de Farmacéuticos de Morón, Ituzaingó y Hurlingham puso el foco en la necesidad de implementar nuevas políticas de acceso a los medicamentos en todo el país.

El encuentro, desarrollado en la Universidad de Morón (UM), contó con la participación y disertación de profesionales de diversas ramas vinculadas a la temática y concluyó con un mensaje sobre los desafíos éticos por delante al cruzar los desarrollos tecnológicos para mejorar la calidad de vida con los altos costos que eso implicará para su adquisición por parte de la población.

La apertura de las exposiciones estuvo a cargo del presidente de la institución, el farmacéutico Adrián Casanga. También hicieron uso de la palabra Cristina Sedeño, directora de la carrera de Farmacia en la UM, y la farmacéutica Graciela Angiolini, quien realizó un repaso de los principales temas de debate entre los distintos actores que conforman el sistema de salud, entre ellos el farmacéutico.

Adrián Casanga, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Morón, Ituzaingó y Hurlingham

“El mercado de salud en general es particularmente irregular, principalmente por políticas que se saltearon el tema de la comercialización. Las y los farmacéuticos cumplimos un rol tanto en la producción de medicamentos como la dispensación, y el contacto directo con pacientes hace que sea un papel trascendente en lo social. Pocas veces ese rol tiene el reconocimiento que merece”, reflexionó Angiolini.

Entre las personas que disertaron en la jornada estuvieron Natalia Messina, directora de Medicamentos Especiales del Ministerio de Salud de la Nación; Maximiliano Derecho, subgerente de Evaluación de Costos de la Superintendencia de Salud; Natalia Paratore, comunicadora en Salud, mentora y locutora; José Daniel Alvarado, presidente de Farmacéuticos Sin Fronteras; y Manuel Limeres, director de Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Entre otros aspectos se habló en el foro sobre la “notable” expansión que experimentó el mercado de medicamentos en los últimos cinco años, y las perspectivas a futuro: quienes saber esperan que sea mayor en el próximo lustro.

Cristina Sedeño, directora de la carrera de Farmacia de la UM y Jaime Limeres, director de ANMAT

También se hizo un particular hincapié en la innovación que, coincidieron, “permitirá mejor calidad de vida” en la población. Aunque, en paralelo, eso también plantea un desafío ético: es que la tecnología es costosa, y mucha gente no tendrá acceso a la medicación indicada que le puede resolver dificultades de salud por los altos valores que tendrá. “Eso interpela a todo el sistema de salud en general y a la seguridad social”, indicaron las y los disertantes.

Hubo también una preocupación manifiesta por el desarrollo de aplicaciones para celulares que permiten acceder a medicamentos directamente a domicilio. Se trata de apps que no están reglamentadas y que las autoridades están tratando de regular luego de lo que fue la irrupción de la pandemia y la demanda de la ciudadanía. Cierto es algo: son herramientas que llegaron para quedarse, y que todo indica el tiempo no volverá atrás.

De derecha a izquierda: Romina Massimino, Miriam Aguirre, Elena Pott, Adrian Casanga, Graciela Angiolini y Pablo Mckornac: el consejo directivo del Colegio junto a la comunicadora Natalia Paratore

Preocupa a profesionales de la industria farmacéutica lo que definen como “enfermedades olvidadas, asociadas principalmente a la pobreza e indigencia con estrecha relación con vectores infecciosos”. Saben que en muchos lugares nunca dejaron de propagarse y que depende de decisiones políticas que no se expandan.

Y una reflexión de cierre. “Cumplimos con los elementos de una política sanitaria de medicamentos, que son el uso racional, la accesibilidad y la calidad. El rol del farmacéutico es clave dentro del sistema, mantenemos un contacto fluido con las y los pacientes y podemos hacer mucho más eficiente el sistema en el cual los recursos no alcanzan”, concluyeron.

Jaime Limeres, José Daniel Alvarado, de Farmacéuticos Sin Fronteras y Graciela Angiolini

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram