Sunday 5 de February, 2023

Alarma por el repentino cierre de una empresa en Morón y el despido de 67 trabajadores

Pertenecen a la empresa Adaka S.A., ubicada en el Parque Industrial Morón, sobre la calle Valentín Gómez y era distribuidora de la marca Paty. A partir de la rescisión de contrato con esa compañía, decidió cerrar sus puertas y dejó a todo el personal en la calle.

La protesta de trabajadores se extenderá durante la próxima semana: exigen saber quién pagará las indemnizaciones

67 trabajadores pertenecientes a la distribuidora Adaka S.A., ubicada en el Parque Industrial Morón, sobre la calle Valentín Gómez 151 de Haedo, se quedaron en la calle de manera “intempestiva”, según definen. Se trata de personal administrativo, vendedores y vendedoras y camioneros que, además de perder el empleo y la antigüedad que en algunos casos supera las dos décadas, ni siquiera tienen novedades sobre quién pagará las indemnizaciones respectivas.

Según describió a Primer Plano Online Karina Fernández, una de las voceras de las personas echadas, el conflicto se desató a principios de enero. Es que de un día para el otro se enteraron de que Quickfood, dueña de la marca Paty y principal proveedor de la distribuidora, iba a rescindir el contrato con Adaka y que entonces la empresa dejaría de operar.

La carta documento que ya mandaron varios de los despedidos a la empresa

Es que la compañía tenía a su cargo la entrega de mercadería en la región oeste, más concretamente en comercios de San Miguel, José C. Paz, Morón, Ramos Mejía, Ituzaingó y Hurlingham. Al ya no contar con los productos a repartir, directamente optó por bajar las persianas. Y a mandar telegramas de despidos masivamente.

“Hubo un par de reuniones tanto con Adaka como Quickfood pero nadie se hace cargo. Nos pidieron hasta que devolvamos los celulares que teníamos para levantar los pedidos, pero de nuestras indemnizaciones no nos informan nada. Yo tengo 15 años en la empresa pero hay compañeros que tienen 26 años de antigüedad”, precisó la trabajadora consultada por este medio.

Los choferes enrolados en el gremio Camioneros se presentaron en el local Mostaza, de Luján, cuyo dueño es el mismo que Adaka: el empresario Fabián Bellomo

Son tres los sindicatos involucrados en la pelea. Es que las personas que se dedicaban a la venta pertenecen al gremio Federación Única de Viajantes de la Argentina (FUVA), quienes estaban en la parte administrativa están nucleados en Empleados de Comercio y los choferes son de Camioneros. Justamente ayer, esa veintena de conductores se presentó en el local Mostaza de Luján para protestar en las puertas de otro emprendimiento de Fabián Bellomo, el también dueño de Adaka, a quien le reclaman soluciones.

Por el momento no tienen ni propuestas ni soluciones, así que esperan encontrar alguna respuesta en los próximos días. Desde Camioneros iniciaron una negociación directa con Quickfood para intentar resolver la continuidad pero estrictamente de los choferes y también saber qué pasa con las indemnizaciones. Pero la posible salida se acota a los implicados de ese gremio: vendedores y administrativos apuestan a la vía legal para cobrar.