Tuesday 27 de October, 2020

Alarmante dato: según especialistas, sólo una de cada 200 personas con obesidad sale exitosa de un tratamiento

“En una enfermedad crónica y en franco crecimiento, que en Argentina ya afecta a uno de cada cuatro ciudadanos”, refirieron desde la Federación de Cardiología. Hábitos saludables desde edades tempranas, la clave para cualquier mejora en la calidad de vida.

Obesidad
Malos hábitos alimentarios y sedentarismo, las claves de una enfermedad que afecta a uno de cada cuatro argentinos

Solo una de cada 200 personas obesas logra un peso normal a través de un tratamiento, señaló un estudio británico reciente, por lo que especialistas de la Federación Argentina de Cardiología (FAC) señalaron que «se debe cambiar el enfoque» y encarar el problema «a partir de las condiciones de vida del paciente».

«La obesidad es una enfermedad crónica en franco ascenso y en la Argentina ya afecta a una de cada cuatro personas, cuando en 2005 sólo un 15% de la población la padecía», señaló el cardiólogo Gustavo Alcalá. Desde la federación plantearon la necesidad de un «cambio de hábitos en la sociedad, a fin de que cada chico tenga derecho a una alimentación saludable».

«Esa es la única manera de evitar la aparición de factores de riesgo cardiovascular crónicos en la adultez, cuando en general ya es demasiado tarde», afirmó Jorge Camilletti, presidente de la FAC. Por su parte, el cardiólogo Esteban Larronde señaló que los nuevos enfoques médicos no sólo se replantean cómo tratar la obesidad, sino también su definición.

«Acumular grasa es un mecanismo adaptativo con el que el organismo se defiende de un entorno como el actual, en el que la dieta industrial y la comida ultraprocesada nos impulsan a comer más y más y quiebran los circuitos regulatorios naturales del ciclo del hambre y la saciedad», aseguró.

Larronde también destacó que las estrategias para el control de peso basadas en la «moderación» y en ingerir «la porción justa» siguen siendo las más habituales, sin embargo, «porque son funcionales a las estrategias comerciales de empresas muy poderosas». El especialista argumentó además que estudios hechos en Europa demostraron «la poca eficacia» de esas estrategias.

«Siguiendo las historias clínicas electrónicas de 176.000 pacientes británicos con obesidad se vio que sólo uno de cada 200 alcanzó un peso normal con un tratamiento, y si hablamos de personas con obesidad mórbida, apenas una de cada 500», precisó. Y Alcalá coincidió: «Dado que son las condiciones de vida las que llevan a la persona a la obesidad, es obvio que los tratamientos no pueden venir únicamente por el lado de los fármacos y el bisturí».

«No es correcto poner énfasis sólo en la voluntad individual y su falla, sino que a nivel gubernamental y de la sociedad en general es necesario trabajar para que las opciones saludables sean las más accesibles y fáciles de seguir», completó el especialista.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram