Friday 27 de May, 2022

Allanamientos de madrugada: cayó el último integrante de una banda que cometió múltiples secuestros en zona oeste

Maximiliano Frechero está acusado de ser el líder de la temible organización delictiva. Fue arrestado en Merlo, durante un procedimiento del cual pretendió escapar. Le incautaron una pistola, dos cargadores, municiones, pasamontañas, chaleco antibalas, documentación falsificada, celulares, dinero en efectivo y un automóvil con patentes adulteradas. Todos los hechos que le imputa la justicia.

El último de los detenidos está sindicado como líder de la organización delictiva

Cayó el líder de una organización que cometió múltiples secuestros extorsivos durante la cuarentena, entre marzo y octubre de 2020, todos en zona oeste del conurbano bonaerense. Fuentes policiales y judiciales informaron a Primer Plano Online que se trata de Maximiliano Frechero, acusado de ser el organizador de la banda criminal. El procedimiento para lograr su arresto fue ordenado por el juez federal de Morón Jorge Rodríguez.

“Después de realizar averiguaciones y tareas investigas para ubicarlo, con intervención de la División Antisecuestros de Policía Federal Argentina (PFA) se determinó que el sujeto estaba en un domicilio de Merlo, que fue allanado y en donde se lo detuvo cuando intentó huir”, describieron los voceros consultados por este medio.

En el lugar los investigadores secuestraron una pistola, dos cargadores, municiones, pasamontañas, chaleco antibalas, documentación falsificada, celulares, gran cantidad de dinero en efectivo y un automóvil con patentes adulteradas que “sería robado”, enumeraron.

Frechero quedó detenido e incomunicado a la espera de ser indagado mañana jueves en la Fiscalía Federal de Hurlingham, cuyo responsable es el fiscal Santiago Marquevich, titular también de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE). De la investigación fueron parte, asimismo, la Secretaría Nº 7 del Juzgado Federal Nº 2 de Morón, a cargo de Juan Lavarello, y los secretarios Eduardo Suarez y Ramiro García Martínez, de la Fiscalía Federal de Hurlingham y UFESE respectivamente.

La causa principal ya fue elevada a juicio el año pasado y hay cuatro personas que estarán sentadas en el banquillo. Se trata de Alejandro Emanuel Fatú (32), apodado ‘Mono’; Sergio Javier Vandamme (43); Gloria Isabel Benítez (43); Mario Raúl Pérez (41).

En el pedido de elevación a juicio se les imputa “haber formado parte de un grupo de personas, con acuerdo previo, permanencia en el tiempo y organización, dedicado a la ejecución de delitos indeterminados contra la propiedad y las personas, entre los que se encuentran secuestros extorsivos y robos con armas de fuego”. A lo largo de esos meses, en donde se vivieron las restricciones más fuertes de la cuarentena por la pandemia de Covid-19, la banda “logró alzarse con botines de gran valor, entre ellos dinero en efectivo en moneda nacional y extranjera”.

A la primera de las víctimas de la saga delictiva la interceptaron el cruce de Constitución y Emilio Castro, en Haedo, mientras circulaba en un mini Cooper y, para su liberación, la familia debió pagar la suma de seis mil cuatrocientos dólares (U$S 6.400) y tres mil pesos ($3.000) debajo del puente ubicado en la avenida Díaz Vélez. Ese hecho fue en marzo.

En mayo de ese 2020, la segunda víctima de la organización fue un vecino de Ituzaingó, que estaba estacionado en la puerta de su domicilio a borde de su VW Tiguan sobre la calle Del Facón al 1.110. Allí fue sorprendido por sujetos que se movilizaban en un Toyota Corolla gris con vidrios polarizados, que portaban armas de fuego y descendieron con sus rostros tapados con barbijos y gorras.

Obligaron al hombre a sentarse atrás de su rodado y se lo llevaron por distintas calles hasta que lo cambiaron de vehículo. Luego llamaron a su pareja para exigirle medio millón de pesos de rescate, pero como la mujer negó tener ese dinero, al cabo de un rato dejaron al secuestrado sobre la avenida Rivadavia al 17.300, en Morón, sano y salvo. Incluso le devolvieron su celular iPhone y su reloj, de la misma marca.

Ese mismo mes secuestraron también a otro hombre que llegaba a su casa de la calle Ingeniero Quartino al 2200, en Ituzaingó, y lo liberaron tras el pago, concretado por su familia en cercanías del estadio del Deportivo Morón, de siete mil dólares (U$S 7.000) y cuarenta mil pesos ($40.000). La víctima circulaba con su camioneta Jeep modelo Compass.

En junio de ese año, cobraron un millón trescientos mil pesos de rescate para liberar a un joven al que secuestraron en avenida Perón y Santander, de la localidad de San Justo, en La Matanza. El pago fue concretado por la familia en Ramos Mejía, donde luego de tres horas la víctima fue dejada en la calle sin su camioneta, documentación personal y hasta la alianza matrimonial, todos elementos que le robaron en medio de la privación extorsiva de su libertad.

El último de los hechos que la justicia le imputa a la organización fue concretado en agosto de 2020 y concluyó tras el pago de ciento sesenta mil pesos ($ 160.000) y treinta mil dólares (U$S 30.000), dinero que fue dejado en inmediaciones del supermercado Jumbo del Plaza Oeste Shopping de Morón. En ese caso, el hombre circulaba por Acceso Oeste desde Moreno hacia Ituzaingó a bordo de un Audi y, en la bajada de Brandsen, una camioneta Honda se le puso a la par.

Siguió su trayecto y, antes de llegar a Martín Fierro y García Lorca, tres hombres bajaron del otro rodado, lo apuntaron y obligaron a cambiar de vehículo. Luego de las comunicaciones amenazantes y el pago del dinero, fue liberado en Arrieta y Viamonte, de Morón, y su camioneta dejada en Muñiz al 400, de Ituzaingó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram