Tuesday 7 de February, 2023

Una tendencia que crece: archivan otra denuncia por presunto abuso sexual contra docente de un jardín

“No se advierten elementos ni indicios que permitan establecer que la menor haya sido víctima. Los elementos incorporados al proceso no revelan una concreta lesión”, indicó la resolución de la Fiscalía interviniente, que terminó con el expediente en trámite.

Los hechos denunciados habrían ocurrido en el Jardín 918 de Mariano Acosta: el docente fue separado del cargo

Otro caso más, el cuarto que Primer Plano Online publica en los últimos meses. La justicia archivó por falta de pruebas la denuncia por abuso sexual de una menor contra docente de un jardín de infantes de la localidad de Mariano Acosta, en Merlo.

La decisión fue adoptada por el fiscal Mario Ferrario, de la UFI Nº 3 del Departamento Judicial Morón, sobre quien recayó la presentación realizada por la mamá de una nena de cinco años que acudía al establecimiento de educación inicial 918 del barrio San Luis en la mencionada ciudad.

Según conta en la denuncia, la noche del 30 de agosto de 2022 la nena “comenzó con pesadillas” nocturnas, luego de las cuales le manifestaba a su madre que “no quería que venga el monstruo a tocarle sus partes íntimas”. Indagando al respecto, la mujer logró que la nena le cuente qué era lo que le había sucedido y allí reveló que “así tocó el profesor de música”, mientras le mostraba el supuesto acto del que había sido víctima con una muñeca.

La menor, asimismo, le expresó a su mamá que el docente la amenazó con que si le contaba a alguien de lo sucedido “la iba a ir a buscar un monstruo”, y que los abusos habrían sucedido en la sala en la que hacen actividades y deportes. Eso fue lo que ameritó la presentación de la mujer y la imputación contra el docente, cuya identidad se preserva, quien fue separado del cargo de inmediato.

Sin embargo, la causa se trabó en el avance debido a que las pericias practicadas a la menor y de las evaluaciones hechas por especialistas en psicología determinaron que “al momento de la evaluación del material verbal de entrevistas no se obtiene una revelación y/o una descripción de episodios compatibles con abuso sexual”, y “tampoco aparecen en los juegos desplegados por la niña juegos sexualizados”.

La perito consideró, asimismo, que la nena no está en condiciones de brindar testimonio mediante Cámara Gesell, mientras que la revisión médica realizada sobre su cuerpo no arrojó “indicios que permitan establecer que haya sido víctima de abuso sexual alguno”. “Los elementos convictivos incorporados al proceso no revelan una concreta lesión a la pudicia de la presunta víctima”, indica la resolución a la que tuvo acceso Primer Plano Online.

Es por eso que el fiscal Ferrario determinó que se archiven las actuaciones y que, conforme lo dispuesto por la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, la causa sea destruida si en diez años no se modifican los elementos de prueba. Sin embargo, recién a los tres años de esta decisión judicial el imputado podrá pedir su sobreseimiento definitivo si no aparece alguna prueba contundente que modifique su estado de inocencia.

El abogado defensor del docente acusado, Sebastián Chouela, describió a este medio que “es la cuarta causa por una denuncia falsa o errónea en contra de un docente por presunto abuso sexual que me archivan en menos de un año”. Y remató: “considero que el 90 por ciento de las causas contra docentes por delitos en contra de integridad sexual son equivocadas o falaces. No así en casos de abuso intrafamiliar, en que muchas son de hechos que realmente acontecieron”.