Wednesday 23 de September, 2020

El auto-casa: la última obra del creador de la Torre Eiffel y otras genialidades que ya son marca registrada en Ituzaingó

Rubén Díaz desborda de creatividad. Es maestro mayor de obra por definición pero sus creaciones hablan de un verdadero artista al que ni el aislamiento obligatorio pudo frenar. Sin salir de su casa, puso manos a la obra y “levantó paredes” interviniendo su propio vehículo.

Cambio de hábito: el Citroën C3 de Díaz perdió para siempre su anonimato

Es inquieto, creativo y amante de las obras extravagantes. Cada una de sus creaciones es un canto a lo intrépido. Siempre se saltea lo obvio y logra sorprender, aún sin proponérselo. Así es Rubén Díaz, un artista radicado en la localidad de Ituzaingó que tiene en su haber innumerables muestras que lo definen como un excéntrico y un personaje entrañable que deslumbra con su arte y ocurrencias.

En cuarentena, el aislamiento obligatorio y la imposibilidad de continuar con sus obras de cemento y arena pusieron a Díaz a pensar en términos creativos y encontrar algo para hacer sin moverse de su casa. El beneficiario –o la víctima, según se vea-  fue su Citroën C3.

Movido por la autoconsulta que motiva todos sus trabajos, una vez más Díaz se preguntó por qué no y puso manos a la obra. “Se me ocurrió ponerle ladrillos y hacer un auto con paredes” explica como si fuera tan sencillo imaginarse lo que él se figuró mentalmente en un instante cuando pensó en su obra terminada.

Para comprender el nivel creativo de este maestro mayor de obra, medio constructor y medio artista, vale recordar que es el creador de la Torre Eiffel de 18 metros de altura construida sobre la calle Lavalleja 40, a metros de Sarmiento y Santa Rosa. A la réplica parisina siguió la construcción del Arco de Balá en la zona del Boulevard Fleming del barrio Villa Ariza; la Torre de Pisa ubicada en Posta de Pardo, entre Nicasio Oroño y Ratti, obras a las que planea sumarles el Partenón, que se erigirá en Barcala y Tres Árboles, todas ellas en la localidad de Ituzaingó.

Como siempre, con el entusiasmo de un chico con juguete nuevo, Rubén Díaz muestra y describe para Primer Plano Online su última obra: “intervine este auto para simular una casa. Tiene una tranquera adelante; techo de chapa; macetero; una campana de llamada; buzón; detalles de zinguería y plantas en balcones colgantes en la luneta trasera”.

Uno, dos, tres: el paso a paso de la intervención y la obra terminada

La obra tiene ladrillos a la vista sobre un lado del vehículo y revestimiento  en piedra con chimenea sobre el otro lateral, completamente pintado con látex y acabado de barniz. Aunque a simple vista pareciera que no hay lugar para nada más, Díaz asegura que le quedan pendientes algunos detalles: “solo me falta agregarle unos farolitos, pasadores a la tranquera y unas cadenas”.

Finalmente, pese al orgullo que a las claras le devuelve la obra concluida, Díaz se lamenta por haber dejado de lado a su histórico Chrysler PT Cruiser que debió asistir estacionado en su garaje a la magistral obra del Citroën C3 sin que le tocara en esta ocasión ninguna “refrescadita”, como se ve en el video. Sin embargo, hace varios años atrás fue este elegante vehículo el precursor de los autos intervenidos que rodando por las calles del oeste se ganó la mirada y la admiración de todos a su paso.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram