Thursday 1 de December, 2022

Balearon a un profesor a la salida de su casa en Villa Luzuriaga e investigan si se trató de un ajuste de cuentas

Luciano Andrés Geddo recibió en total seis disparos que lo dejaron al borde de la muerte. Fue operado de urgencia en el hospital Güemes, de Haedo, y se encuentra estado reservado. Los atacantes escaparon sin llevarse nada de sus pertenencias, con lo cual se sospecha que no fue un intento de robo.

Luciano Geddo fue llevado de urgencia al hospital por su propio padre ante la demora de las asistencias en llegar

Agoniza un profesor de secundaria baleado cuando salía de su casa de Villa Luzuriaga, en La Matanza. Luciano Andrés Geddo (44) recibió un total de seis disparos que le provocaron heridas en distintas partes del cuerpo y se encuentra internado en estado reservado en el hospital Güemes, de Haedo.

Voceros policiales y judiciales informaron a Primer Plano Online que el hecho se registró esta mañana en la intersección de las calles Florio y Cervantes, en la mencionada localidad de La Matanza. Cuando la víctima salió de su domicilio los atacantes lo estaban esperando a bordo de un auto que ya fue identificado por cámaras de seguridad y fue agredido sin mediar palabra alguna.

Inicialmente la causa, que es investigada por la fiscal Analía Córdoba, de la UFI Nº 11 de La Matanza, fue caratulada como tentativa de robo y lesiones, pero al ver imágenes de registros fílmicos rápidamente se modificó a homicidio en grado de tentativa. Los agresores escaparon rápidamente del lugar tras la balacera sin robar nada.

Geddo fue llevado de urgencia al mencionado nosocomio por su propio padre, que llamó a la Policía y el móvil tardó más de media hora en llegar. Así lo afirmó Agustín, el primo de la víctima en diálogo con El Noticiero de la Gente, por Telefe. “Se escuchó la alarma vecinal, gritos, y cuando salí me encontré con mi primo ahí tirado. Hay un montón de hipótesis, pero no sé decir qué fue”, detalló.

La Policía incautó en el lugar el celular del profesor y su computadora personal para intentar develar el misterio sobre el caso. El docente sufrió un tiro en el cuello que le rozó la carótida, y también recibió disparos en el abdomen, pecho, mano y pierna. En total los investigadores incautaron en la escena un total de seis vainas servidas calibre .9 milímetros y dos plomos deformados, entre otras cosas personales del atacado.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram