Sunday 25 de September, 2022

Otra vez un barrio de Ituzaingó queda aislado porque Hurlingham impide la circulación de colectivos

El Municipio gobernado por Damián Selci decidió colocar un arco metálico para que tránsito pesado no pueda circular por algunas calles. Vecinas y vecinos se quejan que deben caminar varias cuadras para acceder al transporte público e incluso personas con movilidad reducida.

Colectivos Hurlingham-Ituzaingó
La estructura amarilla fue colocada por el Municipio de Hurlingham para impedir el ingreso de los colectivos para cuidar el asfalto

Otra vez un barrio de Ituzaingó queda aislado del acceso al transporte público. Es que la decisión del Municipio de Hurlingham de colocar un arco metálico para impedir el acceso del tránsito pesado por uno de los ingresos a la comuna obliga a que los colectivos que pasan por la zona deban desviar su recorrido habitual y que, quienes necesitan tomarlos, caminen varias cuadras para llegar hasta el nuevo trayecto.

Así lo hicieron saber habitantes del barrio Procrear en Ituzaingó, quienes se contactaron con Primer Plano Online para presentar su bronca por la determinación del vecino distrito, que fue adoptada el pasado sábado 13 de agosto, luego de que la estructura fuera derribada por un camión a finales de 2021.

“Hurlingham viene vulnerando nuestro derecho como usuarios del servicio de transporte público provincial colocando un arco metálico en la intersección de las calles Nicolás Repetto y El Ñandú, en la división de ambos partidos, que impide el ingreso de la línea 441 ramal Villa Ángela a nuestro partido de Ituzaingó”, expresó León en diálogo con este medio.

El vecino agregó un agravante para el problema del cambio en el recorrido de los colectivos: a causa de ese arco, que lejos está de ser el del Triunfo, deben caminar varias cuadras para poder viajar, y en esa trayectoria sufren “robos y acoso sexual las vecinas en el descampado que está sobre Nicolás Repetto y Patricias Mendocinas”.

“Nos sentimos perjudicados por el capricho y el atropello del Municipio de Hurlingham con esta medida antipopular de impedir que los vecinos de otro partido, de Ituzaingó, utilicen el servicio público”, completó León, visiblemente molesto por el conflicto. Cabe aclarar que desde que el arco quedó fuera de funcionamiento por el incidente con el camión el colectivo retomó su recorrido habitual.

Más allá del reclamo ante este medio, León junto a otros habitantes de la zona inició un expediente ante la Subsecretaría de Transporte de la provincia de Buenos Aires, que todavía no brindó respuestas ante el planteo. El trámite se inició el 7 de febrero de 2019 y sigue girando entre dependencias de la administración bonaerense, sin resolución.

La primera nota de Primer Plano Online sobre el tema fue en mayo de 2019, cuando lo que parecía una buena noticia para la gente que vive en el barrio El Ñandú, de Hurlingham, terminó perjudicando a quienes viven en Villa Ángela, de Ituzaingó. Ahora es la gestión de Damián Selci la que retoma una medida tan original como polémica.

EL ARCHIVO DE PRIMER PLANO

El Municipio por entonces comandado por Juan Zabaleta inauguró la repavimentación de la calle El Ñandú, entre Aristizábal y Repetto, en el límite con el vecino distrito. Asfaltaron unos 700 metros, colocaron luminarias LED y además urbanizaron un corredor verde e instalaron una nueva posta policial para prevenir el delito, además del arco metálico para cuidar el asfalto impidiendo que circule tránsito pesado.

La escueta respuesta que brindaron fuentes municipales de Hurlingham es que mantenían conversaciones con la Empresa 216 para que se haga cargo del mantenimiento del pavimento, como está estipulado por ordenanza. “No deja de ser ingenioso, nunca vi algo así. Pero nos pondremos en contacto con la gente de Hurlingham y entiendo que no va a haber problemas”, señaló Pablo Descalzo, jefe de Gabinete del Municipio de Ituzaingó. La solución nunca llegó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram