Friday 7 de October, 2022

Gravísimo: bombera del cuartel central de Morón denunció por abuso sexual y maltrato laboral a dos compañeros

Cinthia Narvaja realizó la presentación en la Comisaría de la Mujer y la Familia y la causa ya tramita en la Fiscalía Nº 2, aunque todavía sin medidas de prueba ordenadas. Su dramático relato en una entrevista exclusiva que brindó al programa periodístico Primer Plano.

"Me sentí violada": la tremenda frase que expresó Cinthia Narvaja durante la entrevista en Primer Plano

Cinthia Narvaja desde hace 24 años se desempeña como bombero voluntaria en el cuartel central de Morón. Su testimonio dejó entrever una profunda angustia, a punto tal que se expresó entre lágrimas por la impotencia de no saber qué hacer frente al abuso y los malos tratos, que siguen siendo moneda corriente en estos tiempos.

Ella es integrante de una familia con historia en esa fuerza dedicada al servicio público pero en la actualidad, por increíble que parezca, se encuentra separada de sus funciones luego de haber denunciado a dos compañeros. A uno de ellos por haberle mostrado el pene en la cocina de la dependencia, mientras ella estaba de guardia.

“Sacó su miembro, me dijo cosas feas y me pidió que lo toque. Quedé impactada, salí de ahí y me olvidé de todo. No me preguntes qué hice después porque no me acuerdo”, narró la mujer en una entrevista exclusiva con Adrián Noriega en el programa periodístico Primer Plano por el canal Somos Flow.

Eso pasó un jueves, concretamente el 4 de agosto de este año, hace poco más de un mes. Sin embargo, como suele ocurrir con muchas víctimas, a Cinthia le costó reaccionar en el momento y hasta el lunes posterior no tiene registro si comió, si durmió, qué hizo en esas horas en las que prestó servicio. “Quiero hacer memoria y no me acuerdo”, reveló en la charla.

Ese lunes, luego del shock que le provocó el abuso padecido, la bombero sufrió otro hecho que la volcó definitivamente a realizar la denuncia penal. “Ahí viene tu amiga, la inútil más grande que hay en el cuartel y la parásito”, oyó que decía uno de los sujetos a los que terminó denunciando junto al otro, que hizo la obscena exhibición.

Esas expresiones fueron las que colmaron su tolerancia, porque encima habló con su superior en la dependencia bomberil y la respuesta que recibió la llenó de impotencia: “hablamos el jueves”, le contestó cuando ella fue con el planteo. Llegó a su casa, lloró desconsoladamente, la tuvieron que contener entre su hijo y su hermano y tomó la decisión de acudir a la Comisaría de la Mujer y la Familia de Morón para radicar la denuncia.

Las personas denunciadas tienen nombre y apellido: Miguel Retamozo (autor del abuso) y Adalberto Canova (mal trato), bomberos jubilados pero que seguían prestando servicio en el cuartel central. Luego de la presentación judicial de Narvaja ambos fueron suspendidos de sus funciones por el protocolo interno de la institución.

Cinthia percibió que la situación que le tocó vivir no fue tomada con la gravedad que amerita el caso. A punto tal que, cuando fue al cuartel a entregar el informe que ella misma elaboró para explicar lo sucedido, la respuesta que recibió fue que la desplazaban de sus funciones “para protegerla”.

Fuentes judiciales informaron a Primer Plano Online que el expediente judicial por averiguación de ilícito se inició en la Fiscalía Nº 3 y desde el lunes pasado quedó radicada finalmente en la Nº 2. Hasta el momento, a más de un mes de presentada, “no hay temperamento alguno adoptado ni medida dictada”, precisaron los voceros.

Cinthia desde el camión de Bomberos, una pasión que comparte con gran parte de su familia desde hace 24 años (archivo)

La bombera sabe que lo que vivió es difícil de probar. “No hay pruebas, no hay cámaras, no hay testigos, no hay nada: es mi palabra contra la de ellos. Pero me sentí violada y nunca nadie se propasó con mi persona de ese modo dentro de la institución. Mi jefe lloró conmigo”, relató Narvaja.

Y cerró con un fragmento de testimonio desgarrador. “Me quise tirar abajo del tren un viernes, pero cuando vi la rueda vi la cara de mis hijos y de mi nieta, que no me dejaron hacer esa locura por algo que no vale la pena”, se sinceró entre lágrimas. “Lo único que quiero es terminar mi carrera, cerrar esta herida y que esto no vuelva a pasar porque es terrible no sentirse cuidada y que nadie me haya llamado”, concluyó.

La producción de Primer Plano se contactó con las autoridades del cuartel central de Morón para conocer qué están haciendo frente a semejante denuncia, pero la respuesta que obtuvo es que primero querían conocer el contenido del testimonio de Cinthia para luego evaluar a través de los abogados cuáles son los pasos a seguir.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram