Wednesday 7 de December, 2022

Un cadáver comido por chanchos en la trama que terminó con la liberación de un joven secuestrado en Ituzaingó

La familia de un joven comprador de drogas tuvo que pagar rescate para su liberación, otro fue asesinado de un balazo y dejado en un chiquero como mensaje mafioso y un tercero al que le gatillaron en la cabeza con un arma del cual no salió ningún proyectil. Todo en medio de una convicción: un feroz ajuste entre bandas que logró desactivar el llamado de un vecino al 911 y la rápida intervención policial.

En ese chiquero apareció el cadáver de una de las tantas víctimas de una secuencia siniestra

La secuencia que terminó con un joven liberado en medio de un secuestro que arrancó en Paso del Rey, en Moreno, y concluyó en el barrio San Alberto de Ituzaingó tiene varios capítulos anteriores, que remiten a por lo menos dos meses atrás. Una serie de averiguaciones realizadas por Primer Plano Online intentan poner claridad a un tema que todavía tiene aristas poco claras pero una certeza: se trató de un ajuste entre bandas que no andan, se supone, por el control del territorio.

Todo arrancó en agosto, con dos personas que van a comprar drogas ilícitas a un domicilio ubicado en General Rodríguez. La pareja de vendedores recibió a los compradores, pero con una particularidad: por una deuda previa, al sujeto que se bajó de la moto lo intimidaron con un arma y su cómplice aceleró para escapar. Le dispararon dos veces, una bala le dio en la pierna, pero igual huyó. Al otro lo secuestraron y pidieron rescate a su familia. Así, como se lee.

Sus allegados pagaron el rescate respectivo y, una vez liberado, con el testimonio de las dos víctimas tomó intervención la Fiscalía Federal de Mercedes. A los pocos días, la justicia de Moreno allanó una vivienda en ese distrito por una causa conexa de venta de drogas al menudeo. Oh casualidad: en ese procedimiento quedó detenida una mujer, que era la denunciada por el secuestro extorsivo de la víctima original de esta secuencia.

La sola presencia de ese rodado ameritó que un vecino llame al 911: la llegada de la Policía evitó lo que pudo haber sido una masacre

La mujer quedó involucrada en dos causas: por un lado por la infracción a la Ley 27.737 (estupefacientes) y, por el otro, por el secuestro. El coautor de esa privación de libertad estuvo prófugo desde entonces, y es uno de los que cayó en Ituzaingó anteanoche, en medio del procedimiento policial tras un llamado al 911.

La investigación por aquellos hechos, el secuestro del comprador de droga y su acompañante, al que balearon, siguió su curso luego de la detención de la mujer, pero sin resultados concretos. Es que, en rigor, faltaba el segundo autor, que dejó de concurrir a los lugares que frecuentaba. Aunque todo se reactivó hace una semana, con el hallazgo de un cadáver en un chiquero, con varias partes comidas por los chanchos y un tipo en la cabeza.

Andrés Federico Costa (38) fue asesinado y, en un claro mensaje mafioso al dueño del lugar, arrojaron sus restos para que los animales hagan el resto. “Fue algo así como ‘esto te va a pasar a vos también’ lo que quisieron dejarle en claro”, precisó una fuente de la pesquisa consultada por Primer Plano Online. Lo que sospechan los investigadores es que tanto el dueño de la granja como el asesinado son parte de una banda que, en venganza, tomó como rehén al joven liberado en Ituzaingó.

El joven interceptado en el barrio Villa Zapiola, de Moreno, fue golpeado salvajemente en varias partes del cuerpo y llevado al domicilio de la calle Cosquín al 1800, en San Alberto de Ituzaingó. ¿Por qué la sospecha? Porque mientras lo tuvieron cautivo le preguntaron insistentemente por un sujeto con el que vinculaban al secuestrado. Por razones propias de la investigación las identidades no serán publicadas. “Le llegaron a gatillar en la cabeza”, confiaron los voceros.

El crimen en la chanchería proveyó a los investigadores de elementos para avanzar contra las bandas en disputa

A la víctima la llevaron a una casa que él dijo conocer, pero con una particularidad: no lo ingresaron ahí sino en una lindera a la que jamás había entrado. “Ahí voy a comprar droga a veces”, confesó en su declaración según pudo saber Primer Plano Online. En el interior de la finca se encontró con dos mujeres jóvenes y otros dos varones, todos consumiendo drogas. “Pensé que me iban a matar porque me seguían pegando”, refirió el muchacho secuestrado, que se recupera de las lesiones con custodia policial.

Por qué lo secuestraron y qué eslabón de la organización representa ese joven es algo que todavía resta determinarse. Sí está claro que el accionar del vecino que vio los movimientos extraños y se contactó con la central de emergencias y la rápida presencia policial en el lugar evitó lo que hubiera sido una masacre. Es que quien llamó al 911 porque notó en la cuadra la presencia de un auto que no era de la zona fue clave para el esclarecimiento de esa cadena delictiva.

“Los que estaban en el Vento habían ido a liberar a la víctima. Estaban armados y tenían todo listo para tirotearse si era necesario”, detalló otra fuente de la investigación. ¿Cómo sabían que estaba ahí si no le habían pedido rescate? Es otro de los puntos que resta por clarificar. Lo cierto es que, luego de la comunicación del vecino, la Policía detuvo a los tres sujetos del Vento, que iban dispuestos a cobrar venganza, y a los secuestradores. Además, los uniformados liberaron sana y salva a la víctima.

Y un dato clave que ayuda a redondear la historia: el conductor del auto que llegó en rescate era el que estaba prófugo por el secuestro en General Rodríguez. En total quedaron cinco personas detenidas (las cuatro que consumían drogas en la vivienda de San Alberto rápidamente recuperaron su libertad).

Como informó Primer Plano Online ayer, la principal hipótesis de los investigadores es que se trató de un ajuste entre bandas, en donde todos los involucrados tienen que dar explicaciones. La causa está en manos del fiscal Leandro Ventricelli, de la Fiscalía Nº 1 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez, que instruye actuaciones por Privación Ilegal de la Libertad, portación ilegal de arma de fuego, encubrimiento agravado de robo automotor e infracción a la Ley de Drogas (23.737).

Secuestraron a un joven en Moreno y lo llevaron cautivo a Ituzaingó, donde lo liberó la Policía

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram