Saturday 23 de January, 2021

El calvario de una joven de Castelar: trabajó para los amigos de su mamá y denunció que fue abusada por ellos cuando tenía 15 años

Luciana Tremul decidió contar su padecimiento. “Quisieron incluirme en sus relaciones sexuales. Pero él abusó de mí al menos cuatro veces”, contó a través de su cuenta de Facebook, en una publicación que se viralizó.

Luciana Tremul, víctima de un drama de abuso sexual cuando tenía 15 años

“Ésta vez es más difícil que la anterior. No me voy a callar. No voy a parar. Me borraron la publicación en la cual denuncié a mis agresores. La ironía es que me denunciaron por incitar al abuso, la agresión sexual, la agresión sexual infantil. No tengo más fuerzas ni ganas de hacer esto, no puedo mentir y decir que no me replanteé el hecho de no volver a subirlo. Pero éstas personas están impunes, estas personas son dos mierdas, éstas personas tienen dos hijas que pueden estar viviendo lo mismo o peor, o quizá no, pero viven con estas basuras, y nadie lo merece”.

Así comienza un terrible posteo en Facebook que compartió el pasado 8 de enero Luciana Tremul, una joven de Castelar que decidió contar la historia de abusos que padeció cuando tenía 15 años y fue a trabajar a la casa de un matrimonio amigo de su mamá. Primer Plano On Line intentó contactarse con ella para ampliar la denuncia que realizó a través de las redes, pero no contestó la invitación.

Lo que comenzó siendo algo de dos veces por semana fue convirtiéndose en todos los días, varias horas, días enteros, viajes afuera, meses. La pareja tenía una casa en Córdoba a donde se iban de tanto en tanto. Ella fue quedándose con ellos a quienes comenzó a considerar como parte de su familia. Empezó a discutir con su mamá a quien ya no le gustaba el trabajo que tenía y se distanció del resto de la familia. Según define Luciana, le fueron haciendo un “trabajo psicológico” para cortar todo tipo de vínculo externo.

La trataban con cariño, excesivo por momentos. “Quiero hacer feliz a mi marido. Yo sé cómo te mira”, le dijo una vez Cinthia con su marido al lado. Luciana quedó descolocada. “Yo sé que le gustás, veo cómo te mira. Sabés que te queremos mucho. Por eso quiero que sea con vos”, le volvió a decir la mujer. La sentaron en la cama y cuando intentaron sacarle una prenda de ropa, Luciana se negó. “Bueno, entonces mirá como se hace”, le dijeron y comenzaron a tener relaciones frente a ella. “Esa fue una de las tantas veces que quisieron incluirme en sus relaciones sexuales. Pero él abusó de mí al menos cuatro veces”, contó la joven castelarense.

“En ese momento de verdad no entendía nada. No sabía qué no estaba bien. Bajo manipulación no lograba entender qué era lo que estaba pasando”, relató Luciana. Hoy, con 18 años Luciana pudo entender que lo que pasó fue un abuso. “Me mostraban frente a sus amistades como un trofeo. Él le decía a sus amigos ‘mirá la piba que me estoy comiendo’. Fue una locura”, dijo.

“El juicio está en la nada. Hoy sigo llorando después o durante las relaciones sexuales por algo que todavía no sé cómo definir. Hoy tengo 18 años y es la primera vez que lo cuento. Así. Hoy digo basta de esconderme a mí misma y de sentir vergüenza por esto. No soy la persona que tengo que repudiar, son ellos. Son ellos y sus cómplices”, concluyó Luciana.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram