Wednesday 16 de June, 2021

Cámaras de seguridad en colectivos: la verdad de un plan que hasta el momento es una expresión de deseo

Son 1200 en total las que compró la provincia de Buenos Aires para instalar, sobre un parque automotor de ocho mil unidades. Exigen, además, que las empresas armen sus propios centros de monitoreos, pero los empresarios afirman no tener recursos.

Cámaras en colectivos
La instalación de cámaras de seguridad, un plan que se instrumenta con largas demoras

El gobierno provincial salió a anunciar en estos días la colocación de cámaras de seguridad en los colectivos de las líneas que recorren las calles del conurbano bonaerense. Muy lejos de los tiempos establecidos por la normativa vigente, el Ministerio de Seguridad avanza con el plan que se aceleró a partir del aberrante crimen del chofer Leandro Alcaraz en Virrey del Pino, partido de La Matanza. Sin embargo, la realidad contrasta con el relato.

Según el relevamiento que pudo realizar Primer Plano Online, la decisión se puso en marcha pero de manera muy paulatina. Y lenta. Es que las autoridades se encontraron con una férrea resistencia empresaria, que desde el año pasado viene expresando la imposibilidad de hacerse cargo de los costos de la implementación del servicio.

Lo concreto es que en algunas empresas se están colocando cámaras. Son 1.200 en total sobre un parque de 8.000 unidades en toda la provincia. Los colectivos deben ser llevados a un taller en Puente 12, donde la provincia montó una estructura para la instalación. Allí ocurre algo al menos llamativo: alrededor de 20 unidades diarias son las que arriban, pero sólo se instalan cinco, con lo cual la demora acumula días. El Ministerio de Seguridad adquirió 100 cámaras y se propone avanzar con la colocación de 1200: el resto ya avisó que las tienen que comprar las empresas, con la obligación además de montar sus propios centros de monitoreos.

Cámaras en colectivos

Ante este panorama, los empresarios reiteran y aseguran que no están dispuestos a realizar esa inversión. “No hay parámetros técnicos ni resolución que regule las características técnicas de las cámaras y del monitoreo”, agregan por lo bajo, sin intenciones de romper relaciones con las autoridades. Las 1200 que colocará la provincia de Buenos Aires serán monitoreadas por el Ministerio de Seguridad proporcionalmente. “Es decir que las empresas provinciales van a tener instaladas cámaras, pero simbólicamente”, agregó otro dueño de colectivos.

Al ritmo que va el proceso, la instalación tardará cuatro meses en colocar las 1200 cámaras adquiridas por el gobierno provincial. Del resto, que son 6.800 equipos, se tienen que hacer cargo las empresas de transporte. La promesa de las autoridades provinciales es que el año próximo el monto que deberán invertir las líneas será reconocido como mayores costos dentro del subsidio que reciben las empresas. Aunque quizá, si los ciudadanos lo deciden con su voto, el territorio bonaerense tendrá otras autoridades.

Otro tema que no está claro cómo se instrumentará es la vandalización de las cámaras. ¿Será responsabilidad de los choferes que eso no ocurra? Es imposible, en este conurbano violento, pensar que un elemento externo a las unidades de transporte no tenga ataques por parte de los pasajeros. Para eso hubo reuniones con empresas carroceras que avisaron que diseñan un formato para que los futuros colectivos ya salgan de fábrica con las cámaras incorporadas, aunque la industria hoy día está paralizada y prácticamente no hay producción porque tampoco hay ventas.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram