Monday 6 de February, 2023

Carolina Píparo se mostró arrepentida de haber seguido a los supuestos motochorros pero molesta con la justicia

“Nadie va preso en este país por cuatro puntos de sutura”, se quejó la diputada provincial. Su marido, Juan Ignacio Buzali, está detenido desde hace un mes luego de embestir a dos jóvenes en moto a los que confundió con quienes le habían robado.

La justicia investiga dos causas paralelas: por un lado el robo a Píparo y por el otro las lesiones que sufrieron los dos jóvenes arrollados

La diputada provincial de Juntos por el Cambio Carolina Píparo cuestionó a la fiscal que investiga el caso que protagonizó el primer día de este año luego de atropellar a dos jóvenes que circulaban en moto al confundirlos con los motochorros que la habían asaltado minutos antes y afirmó que “en este país nadie va preso por cuatro puntos de sutura”.

La legisladora subrayó que ni ella ni su marido buscaban «hacer justicia por mano propia» al seguir a los motociclistas, sino que lo que querían era no perderlos de vista mientras esperaban un móvil de la Policía. «Lo que queríamos era encontrar un control policial», agregó.

Luego de recordar el incidente y volver a relatar los distintos momentos, Píparo sostuvo que en todo momento se sintió en peligro. «Nos sentimos emboscados, esa fue la realidad. Hoy las pericias demuestran que dijimos la verdad, que teníamos miedo, que nos sentíamos en riesgo», declaró en diálogo con TN.

De todos modos, consultada sobre si volvería a perseguir a los supuestos delincuentes, la dirigente macrista reflexionó que «no los seguiría de vuelta”. “Pero tampoco esperaría a que venga la Policía, porque evidentemente no va a llegar. Sé que pusimos en riesgo nuestra vida y la vida de terceros», indicó.

Por último, volvió a defender la inocencia de su marido y dijo que «todas las pericias, psiquiátricas y psicológicas, indican que él no tiene ninguna intención de daño ni para sí ni para terceros». «Creo que merece estar con sus hijos y esperar el proceso en su casa, en un país donde no hay ni una persona presa por cuatro puntos de sutura», criticó.

Y concluyó: «Hoy debo decirles a mis hijos que su papá está a disposición de la Justicia, no sé ni por cuanto tiempo. Mientras, hay gente casi espiando mi casa. A todos ellos les deseo una pizca de humanidad y de compromiso con la seguridad antes que tanta especulación que me da vergüenza ajena».

Ayer, la fiscal Eugenia Di Lorenzo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 17 de La Plata, solicitó la prisión preventiva del marido de Píparo, Juan Ignacio Buzali, a quien le imputa el delito de «homicidio en grado de tentativa». Ahora será la jueza de Garantías de la causa, Marcela Garmendia, quien definirá si el homnre permanecerá en prisión o será liberado.

A criterio de la fiscal, el dolo directo de la figura «homicidio en grado de tentativa» se configura con el conocimiento de la conducta de Buzali de causar la muerte de las víctimas. La fiscal sostiene que «no puede dejar de advertirse, no solo de los testigos oculares del hecho, sino también de la prueba pericial la clara intención del sujeto activo de causar la muerte a las víctimas».