Monday 30 de January, 2023

Casanova: incendiaron juegos en un jardín de infantes tras denunciar al portero por abuso sexual

La violenta manifestación fue realizada por padres y madres de las criaturas que asisten al establecimiento. La justicia investiga desde noviembre una denuncia contra el trabajador, que se encuentra formalmente imputado, es decir, notificado de la presentación.

La triste imagen de los juegos incendiados en el jardín de infantes de Casanova

Las imágenes son tristísimas y la denuncia indigna. Un grupo de padres y madres de nenas y nenes que asisten al jardín Nº 949 de Isidro Casanova incendió los juegos y parte del establecimiento educativo en medio de una violenta manifestación para reclamar justicia contra el portero de la institución, al que acusan por abuso sexual contra las criaturas que acuden diariamente al lugar.

Fuentes judiciales informaron a Primer Plano Online que el expediente se inició en noviembre pasado ante la Fiscalía de Conflictos Familiares, Violencia de Género y Delitos contra la Integridad Sexual Nº 2 de La Matanza tras la denuncia hecha por la mamá de una menor que contó que se encontró con el portero en el baño de la entidad.

Desde entonces fueron varios casos más los detectados por la comunidad educativa, con chicos y chicas que expresaron su negativa a seguir yendo al jardín debido al temor por lo que el hombre les hacía. Incluso el papá de uno de los niños fue derivado de urgencia por la pediatra a que realice la denuncia respectiva en la comisaría del barrio.

“Un médico legista nos informó que presentaba signos de abuso. Y no sabíamos de dónde venía”, narró el padre en declaraciones periodísticas. Después de eso, el nene -que había dejado de ir al establecimiento- reveló que “en el jardín vive un monstruo” y refirió que era “Carlos, el portero”. El testimonio del hombre, cortado por la angustia, siguió: “me hacía cosas muy feas”.

La fiscal Cecilia Revello tiene a su cargo la investigación. Se trata del jardín Nº 949 de Isidro Casanova, ubicado en Albarellos, entre Hualfin y La Fuente, de la mencionada localidad de La Matanza. La protesta de familiares terminó con juegos incendiados, pintadas, destrozos y algunos incidentes. En principio, según el relato de las familias, serían entre diez y quince casos los abusos cometidos por el imputado. De todos modos, hasta la publicación de este artículo sólo una denuncia se había formalizado en sede judicial.