Wednesday 2 de December, 2020

A casi un año del brutal ataque, detuvieron a uno de los motochorros que balearon a Sofía Liria en Ituzaingó

Lucas Gastón Cubilla fue arrestado en La Matanza, tras un enfrentamiento con la Policía tras robar un auto. Su cómplice permanece prófugo. Alivio en la familia de la nena que fue protagonista de un milagro.

Sofía Liria

Sofía Liria le ganó a la muerte un maratón mano a mano y eso es lo más importante que puede llegar a contarse. Es que con tan sólo 13 años, la adolescente sufrió el brutal ataque de dos motochorros que quisieron robarle el celular en la heladería a la que había ido con una amiga, sobre la calle El Rancho al 3600, en Ituzaingó. Ocurrió el 6 de diciembre de 2017, hace casi un año.

Pero ahora, luego de una espera desesperante para su familia, la buena noticia sobre Sofi llega de la mano de la justicia. Uno de sus agresores, Lucas Gastón Cubilla, fue arrestado en La Matanza, en un procedimiento de rutina que terminó con un enfrentamiento armado. Según informaron fuentes policiales a Primer Plano Online, el malviviente llevaba una pistola 9 milímetros y tres de sus cómplices de ese momento se dieron a la fuga en un vehículo automotor robado.

El sujeto se había fugado al interior del país y, pese a que tenía pedido de captura nacional e internacional, había evadido la búsqueda. No se sabe si en el caso por el cual terminó detenido estaba el que manejaba la moto en que balearon a Sofía: José Saracho, quien está prófugo aún de la justicia.

LEÉ MÁS DEL CASO: 

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2018/04/18/sofia-liria-milagro-viviente-la-increible-recuperacion-pedido-la-justicia-siga-buscando-atacantes/

El maleante fue llevado hoy por la mañana ante la fiscal María Laura Cristinni, a cargo de la investigación. Pero el encuentro fue en vano: se negó a declarar. Acompañado por un defensor oficial, el sujeto fue notificado de una causa por homicidio criminis causa agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, robo agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil. Todo en concurso real entre sí, léase, sin el revólver que llevaba no hubiera podido cometer el resto de los delitos que se le imputan en cadena. La caráctula de la causa puede derivar en un pedido de condena de 20 años.

“Por un lado, se me revolvió todo lo que vivimos y me dio muchísima angustia, pero por el otro es la felicidad de que este tipo no le va a hacer nada más a nadie ojalá que por un buen tiempo”, contó hace instantes a Primer Plano Online Pablo Liria, el papá de la adolescente. La menor está haciendo su tratamiento semanal con una nutricionista, además de ir también a la psicóloga. Dejó toda la medicación, está culminando el ciclo lectivo con dos materias bajas (Matemática y Biología) y asiste a los cumpleaños de 15 de sus compañeras y amigas.

Disfruta de la revancha que la vida le puso por delante, al igual que toda su familia.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram