Saturday 25 de June, 2022

Caso Diego Roda: la cadena de encubrimiento policial y los dos civiles investigados por mentir

La causa está lista para ser elevada a juicio, que probablemente se realice el año próximo. A los dos exefectivos detenidos acusados del crimen se le suman gran parte de sus superiores de entonces y dos vecinos que están sospechados de falso testimonio: declararon que hubo un enfrentamiento que no existió.

Diego Roda
Diego Roda con su mamá María del Carmen Peche, una mujer que no se cansa de pedir justicia por el aberrante crimen

La causa por el crimen del verdulero de Ituzaingó Diego Roda, que está considerada como un claro ejemplo del gatillo fácil policial, está lista para ser elevada a juicio, cosa que pedirá en los próximos días el fiscal Marcelo Tavolaro, a cargo de una investigación que se inició con el sangriento episodio el 12 de septiembre de 2016 y que dio un abrupto giro con las pruebas que se fueron reuniendo en el trayecto.

Como informó Primer Plano Online en reiteradas ocasiones, como responsables del asesinato del joven comerciante están detenidos y ya con prisión preventiva los exoficiales Fernando Grané y Gerardo Gabriel San Miguel, quienes integraban la Policía Local de Ituzaingó.

La acusación que pesa sobre ambos es la de coautores de los delitos de homicidio agravado por haber sido cometido por personal de una fuerza de seguridad abusando de su función reiterado en dos hechos, uno de ellos en grado de tentativa. El caso consumado es el de Roda; el otro, la tentativa, es por las dos heridas de bala que sufrió la viuda del verdulero, Virginia Tueso, en su antebrazo derecho. En ese auto viajaba también el pequeño bebé Pedro, con apenas dos semanas de vida.

El estremecedor hecho comenzó con el robo de una camioneta en Caseros y una persecución policial criminal, que terminó con el choque del vehículo robado y los uniformados siguiéndolos. La mala fortuna de la víctima es que justo salía de la casa de su suegra y los agentes lo confundieron con los ladrones: le dispararon a matar y lograron su cometido.

Escondieron en una delegación oficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires escondieron los casquillos usados en el hecho. Todo para encubrir un caso de gatillo fácil”, reflexionó el abogado Ismael Jalil, representante legal de la familia del comerciante asesinado. En diálogo con Adrián Noriega en la emisión semanal del programa periodístico Primer Plano por el canal Somos, de Flow, agregó que “está llegando la justicia a cuentagotas y eso es por la perseverancia y la constancia de su propia familia, en particular su mamá”. Su referencia fue hacia María del Carmen Peche, madre del verdulero, y a Flavia Roda, la hermana del muchacho.

LA CADENA DE ENCUBRIMIENTO

Los dos mandos principales implicados en la causa, que eran el comisario inspector Ramón Torres, jefe de la Policía Local en 2016, y su par del Comando de Patrullas, de apellido Peralta, fallecieron por Covid ambos y por lo tanto la acción penal contra ambos se extinguió.

EXCLUSIVO Realizaron la reconstrucción del crimen de Diego Roda y quedaron aprehendidos dos expolicías

Pero la investigación del fiscal Tavolaro se centró en el resto de los responsables de lo que está claro fue un intento por desviar la verdad sobre lo sucedido. Están imputados por encubrimiento el comisario que estaba a cargo de la seccional 2ª de Villa Ariza en el momento del hecho, al igual que el jefe de calle, el segundo jefe de calle, el oficial de servicio que escribió el sumario y dos policías más que estaban en un patrullero en la persecución.

Pese sobre ese personal policial la acusación de encubrimiento agravado y falsificación de documento público. Además, hay dos civiles imputados por falso testimonio: son vecinos que declararon haber visto un enfrentamiento entre policías y delincuentes para avalar la versión de la fuerza. Lógicamente su responsabilidad es menor, pero enfrentan cargos por sus mentiras.

La pena en expectativa para este grupo de policías es de uno a seis años de prisión, aunque lo más importante es la inhabilitación que pueden recibir para ejercer cargos públicos, que puede llegar a perpetuidad. La mayoría de los acusados se negó a declarar cuando fue convocado por la justicia: uno sólo dijo que se limitó a escribir lo que le dictaron, según informaron a Primer Plano Online fuentes con acceso al expediente. El próximo paso es la elevación a juicio, que es muy difícil se realice este año.

Fernando Grané (de remera blanca) y Gerardo San Miguel fueron exonerados de la Policía y ahora enfrentan duros cargos por el crimen del comerciante de Ituzaingó

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) sentenció sobre el caso Roda: “la maquinaria de la impunidad se puso una vez más en marcha aquella noche y todo el despliegue policial, lejos de esclarecer el hecho, se encargó de enturbiarlo, distorsionarlo y encubrirlo. Con los jefes policiales de entonces a la cabeza, la tarea fue encubrir el accionar policial. Levantaron las vainas halladas en el lugar, pero las guardaron en una caja literalmente sepultada en la oficina de la Policía Científica de Morón. Por años, nunca se supo nada de ellas ni de las armas reglamentarias utilizadas en la cacería. La idea desde un primer momento era enrostrar el hecho a dos perejiles”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram