Saturday 25 de June, 2022

Caso Nadia Arrieta: la Suprema Corte ratificó el fallo que consideró al crimen como un femicidio no íntimo

Es una sentencia contundente la adoptada por el máximo tribunal de justicia bonaerense, hasta donde llegó la presentación de la defensa del condenado Maximiliano Montiel. “El imputado transformó a su víctima en un objeto, denigrándola y aumentando así su humillación”, indicaron.

Nadia Arrieta, víctima de un aberrante crimen: el fallo sienta un precedente para analizar en tribunales los femicidios

Femicidio no íntimo: la Suprema Corte de Justicia bonaerense ratificó por unanimidad la condena contra Maximiliano Montiel, el asesino de Nadia Arrieta en la regalería de Villa Tesei.

Con el voto fundado por la presidenta del tribunal, Hilda Kogan, y el de sus pares Sergio Torres, Daniel Soria y Luis Genoud, que no haya existido una relación previa entre víctima y victimario “no impide la aplicación de la figura del agravante, ya que “lo decisivo es que los elementos típicos de la violencia de género se encuentren configurados” en el delito cometido por el sujeto condenado a prisión perpetua.

El veredicto es novedoso, porque cubre una suerte de vacío legal existente en el código penal e introduce al femicidio no íntimo, es decir, que no es necesaria una relación previa para interpretar que un homicidio fue cometido por odio de género. “En el contexto y en la forma de la violencia a la que fue sometida Nadia, su género fue un factor significativo, por lo que el extremo jurídicamente relevante en discusión aparece debidamente acreditado”, indicaron desde la Suprema Corte.

“El día que nos entregaron el cuerpo de mi hija en la sala velatoria, la vi adentro de cuatro maderas, mi mente no podía entender lo que estaba viendo, en ese mismo momento le prometí justicia hasta el último día de mi vida, y lo estoy consiguiendo con este nuevo fallo”, expresó Beatriz Flores, la mamá de Nadia, en conversación con Primer Plano Online.

“Las pericias psiquiátrica y psicológica que refrendan un perfil misógino del imputado. El haber buscado Montiel la oportunidad de atacar por sorpresa a una mujer que se encontraba sola e indefensa, haberla golpeado e inmovilizado y haberle quitado sus pantalones, arrastrado y posicionado a su merced previo a ultimarla son circunstancias comprobadas que traslucen una relación de violencia y poder y dan cuenta de cómo el imputado transformó a su víctima en un objeto, denigrándola y aumentando así su humillación”, ratificaron.

Nadia Arrieta fue asesinada salvajemente por Montiel en su comercio de la avenida Pedro Díaz 596, de Villa Tesei, en el mediodía del 1 de marzo de 2018. Hasta allí llegó el asesino para cometer “un ataque contra la integridad sexual” de la mujer “mediante un desnudamiento forzoso y violento, maniatándola y amordazándola reduciendo así toda posibilidad de defensa, mediando las circunstancias de violencia de género apuntadas con el claro designio de causarle la muerte”.

Juicio por Nadia Arrieta
Néstor Maximiliano Montiel, condenado a prisión perpetua por el femicidio no íntimo de Nadia Arrieta

El alegato del fiscal Pablo Galarza ante el Tribunal Oral Criminal Nº 4 de Morón, integrado por los jueces Pedro Rodríguez, Rodolfo Castañares y Carlos Torti, marcó un antes y un después al analizar jurídicamente este tipo de ataques sexuales seguidos de muerte. El funcionario judicial introdujo la noción de que “la figura del femicidio no se ve limitada a una relación de pareja o a un contexto íntimo y personal, ya que eso no es un requisito estipulado en ningún lado”.

“Se considera femicidio cuando un varón mata a una mujer mediando violencia de género, por ejemplo, una agresión sexual que culmina con el crimen de una mujer a manos de un extraño. Es el caso de Nadia”, había alegado cuando pidió la pena máxima para Montiel, cosa que finalmente le fue aplicada por, además, su condición de reincidente. Eso es lo que ratificó ahora la Suprema Corte.

Papá y mamá de Nadia Arrieta durante el juicio en el que Montiel fue condenado a perpetua: la foto de su hija ilustra este artículo

La defensa de Montiel no discutió la autoría del hecho, pero sí cuestionó la figura de la prisión perpetua (pidió su inconstitucionalidad) y que se le aplique al condenado el agravante que contempla el femicidio. “Existió una relación desigual de poder, evidenciada en la desmedida violencia desplegada por el autor tras la selección de un contexto desventajoso para la víctima (cuando se encontraba sola, trabajando y sin posibilidad de pedir auxilio alguno), la anulación de cualquier resistencia o defensa y el rebajar aún más su condición de vulnerabilidad”, concluyeron.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram