Sunday 24 de October, 2021

El caso del pizzero asesinado en Ituzaingó: agravaron la acusación contra el imputado y podría recibir perpetua

Luis Mieres enfrenta un cargo inédito para el sistema penal: homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y por codicia. Es decir, mató a su empleado Jorge Zágari para evitar pagarle el salario que el trabajador reclamaba.

La cara del horror: ese es Ernesto Luis Mieres, el asesino confeso de su empleado Jorge Zágari, al que no quería pagarle el sueldo

Ernesto Luis Mieres, el asesino confeso de su empleado Jorge Zágari en la pizzería de la calle Pérez Quintana al 3.700, en el barrio San Alberto de Ituzaingó, recibió un duro revés en el devenir judicial del caso. Es que esta mañana, la fiscal María Laura Cristini, de la UFI Nº 2 Descentralizada de Ituzaingó, lo convocó a su despacho para comunicarle que se agravó la imputación en su contra.

Efectivamente, luego del trabajo realizado por el abogado Martín Meyer, representante legal de la familia de la víctima, logró que se modifique la carátula mediante la cual el caso será enviado a juicio antes de fin de mes, cuando se cumple el plazo. Ahora, Mieres enfrenta cargos por homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y codicia.

“La alevosía está clara en su acción de matar sobre seguro, cuando lo atacó por la espalda con un fierro en la cabeza. Y la codicia, que es una novedad, es que lo mató para evitar pagarle el sueldo y las deudas que mantenía con él. O sea, su fin pecuniario era ahorrarse dinero”, explicó Meyer en conversación con Primer Plano Online. Con esta recalificación del caso, la pena en expectativa para Mieres no es otra que perpetua.

Como informó este medio, el caso se descubrió luego de casi una semana de búsqueda desesperada por parte de la familia Zágari del pizzero, que había ido al comercio a cobrar su salario pese a que no estaba yendo a trabajar por ser persona de riesgo frente a la pandemia de Covid-19. El 9 de diciembre del año pasado, el empleado se presentó en la pizzería-rotisería que funcionaba en el domicilio mencionado y, luego de una discusión por la deuda que el empleador mantenía con él, recibió puñaladas y fierrazos mortales.

Según consta en el expediente judicial, aquella tarde Mieres “le asestó con un elemento cortopunzante una puñalada en el abdomen provocándole una herida en la región anterior a nivel del flanco y fosa ilíaca izquierda, oportunidad en que víctima refirió ‘que te hice Luis, que te hice’”. En ese estado de indefensión de la víctima, terminó su designio criminal con “al menos dos golpes con una barreta en su cabeza, provocándole fractura del cráneo en la región parietal derecha y parietotemporal izquierda que lo llevo indefectiblemente a su muerte en el lugar”.

Después llegó la posterior aberración: consumado su plan criminal, con ayuda del hijo de su esposa, Martín Leonardo Silva Albornoz -quien permanece detenido en la cárcel de Junín acusado de encubrimiento agravado- limpiaron la escena del crimen, baldearon la sangre que había quedado en la vereda, ocultaron el cuerpo de Zágari en un depósito de la vivienda, para horas después enterrarlo y tapar el cadáver con cemento y cerámicas para ocultar y hacer desaparecer los rastros del grave delito cometido.

El maestro pizzero Jorge Daniel Zagari fue asesinado luego de una fuerte discusión con su empleador

Al otro día de madrugada, Mieres y Silva Albornoz trasladaron el Peugeot 405 de Zágari hasta las calles Piedrabuena y Álvarez Thomas, de Merlo, donde lo abandonaron tras prenderlo fuego. Casi una semana después del brutal crimen, el asesino se quebró y confesó todo ante la Policía primero y ante la fiscal después. Desde entonces pasa sus días preso, actualmente alojado en la Unidad Penal 39 de Ituzaingó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram