Friday 7 de October, 2022

Castelar: falso médico, fallido tratamiento experimental y el drama de Ramiro, al que tienen que operar de urgencia

La supuesta sanación propuesta por Ronald Mora Reinoso en rigor perjudicó para siempre al adolescente de 13 años con parálisis cerebral, que vio frustrada su calidad de vida. Hoy será sometido a una cirugía en las rodillas y el próximo lunes de los pies. La justicia ordenó allanar el consultorio del responsable de la terapia.

Olga, la abuela de Ramiro Fraga, es la denunciante de Ronald Mora, el terapista cubano

Por estas horas, Ramiro Fraga (13) se prepara para ingresar al quirófano. Hoy miércoles 7 de septiembre lo operan de ambas rodillas y el lunes que viene de los pies. Después queda pendiente otra intervención en la cadera. Todo para corregir con la ciencia médica los desvíos que sufrió en su cuerpo a raíz de la supuesta terapia sanadora brindada por el cubano Ronald Mora.

Los daños en la salud del nene fueron expuestos ante la justicia por Olga, la abuela del chiquito, quien sufre parálisis cerebral de nacimiento. La mujer, que defendió desde el comienzo la posibilidad de que su nieto pueda caminar y por eso se aferró a lo que proponía el falso médico, es hoy quien consiguió el avance de una causa penal para “que no siga lastimando a nadie más”.

“Hicimos rifas, viajamos a Salta durante un año e invertimos lo que no teníamos aferradas a la mejora de Ramiro, hasta que un día me di cuenta que el nene tenía una pierna más larga que la otra. Cuando le pregunté a Mora se excusó en que lo habían operado mal en el Flenni. Pero no era así: la verdad es que con su tratamiento le estaba deformando la cadera”, explicó Olga en conversación con Adrián Noriega en la emisión semanal del programa periodístico Primer Plano por el canal Somos Flow.

Su testimonio, junto al de mamás de otras criaturas que también confiaron en la terapia y al Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires, dieron inicio a una causa judicial en el cual la fiscal Valeria Courtade, de la Fiscalía Nº 3 de Morón, le imputó los delitos de lesiones graves, curanderismo, asociación ilícita y estafa. Sin embargo, el juez de Garantías Gustavo Robles rechazó detener al autodenominado “terapista” y “rehabilitador”.

La Policía Federal allanó el pasado viernes el consultorio en el que Mora y su socia, Mariana Nancy Zalazar, seguían prestando servicio. Les secuestraron celulares, computadoras, el supuesto título habilitante y la camioneta que usaban para desarrollar su actividad. Se habían instalado en Ensenada, luego de cerrar el centro de la Fundación Caminemos en Castelar. Y es importante dejar en claro que, pese a que no está detenido, no puede seguir ejerciendo la profesión que llevaba adelante.

Cuando los uniformados irrumpieron en el lugar, familias de menores con problemas motores insultaron a los agentes e intentaron impedir que se lo lleven. “Doctor, estamos con usted, esto es una injusticia”, gritaban. Para Olga eso tiene una explicación: “el sistema funciona como una secta, porque te atrapa con lo que te vende. Es un encantador de serpientes”, asegura la abuela de Ramiro.

Mora tenía un canal de “YouTube” en el cual promociona distintos videos donde mostraba la problemática de sus pacientes y los supuestos resultados positivos que consiguen luego del tratamiento y el pago de las consultas en dólares del tipo de cambio no oficial. “Lo que tiene que hacer el juez es que este hombre no vuelva a tocar una criatura nunca más en su vida”, concluyó Olga.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram