Friday 27 de May, 2022

Cerveza artesanal «made in Castelar»

A poco más de un año de su lanzamiento en el circuito comercial, Colverde se posicionó como una microcervecería de fabricación artesanal con futuro. Se expande a pasos agigantados en el oeste y aspira a triplicar su producción de aquí a dos años.

Patricio Colverde no pudo escapar del casi ineludible mandato que le impartieron sus años radicado en la Patagonia. Vivió en San Martín de Los Andes, donde  su contacto permanente con el lúpulo (planta de donde se extrae uno de los ingredientes esenciales de la cerveza) lo hizo vincularse con él para siempre.

Comenzó en su casa de Castelar con un equipo de pocos litros, se capacitó, hizo cursos e investigó incansablemente. Fueron tan buenas las repercusiones de sus primeros intentos entre amigos y familiares que en poco tiempo se animó a más. En enero de 2016 arrancó con un bloque de cocción de 300 litros con los que produce entre 4.000 y 5.000 litros mensuales de cerveza cien por ciento artesanal –sin aditivos ni conservantes industriales- en su planta de la calle Alem en Castelar norte.

Este joven brewmaster –maestro cervecero- de 35 años es secundado por su esposa Romina (con quien tiene un hijo) en las tareas administrativas de un negocio que sigue creciendo. “A mediados del año pasado dejé mi trabajo como repartidor para abocarme de lleno a la cocción y comercialización de Colverde. Hoy digo con orgullo que la cervecería es el medio de vida de mi familia”.

cervezas
Las cervezas se comercializan en botellas, choperas y están presentes en encuentros Food Truucks de la zon oeste.

Las cervezas se comercializan en botellas de 330 y 660 ml en unas pocas vinotecas y comercios; en bares de la zona oeste y vía alquiler de choperas de 20, 30 y 50 litros para eventos. También la marca tomó posicionamiento regional a partir de su participación en los West Food Fest, ferias de food trucks itinerantes que recorren distintas plazas del oeste. Allí el stand de Colverde ofrece degustaciones y brinda información detallada a los asistentes que se acercan ávidos por probar y conocer los secretos de la producción artesanal de una bebida que sigue trepando posiciones en el ranking de preferencia de los argentinos.

La marca cuenta con tres variedades de cerveza: la rubia dorada pampeana; la roja Irish y la versión negra Brown Ale. Consultado por Primer Plano On Line sobre la clave del éxito de su negocio Patricio Colverde asegura con satisfacción que “seguramente mi pasión por lo que hago se impregna en mi cerveza y llega inevitablemente al público que la consume y no puede dejar de tomarla”. Y agrega “soy una persona paciente; aspiro a lograr una producción de 15.000 litros de cerveza mensuales de acá a dos años. Voy a necesitar mudarme a una nueva planta y armar una fábrica con todas las letras; eso sí, sin resignar ni una gota de calidad artesanal”.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram