Tuesday 7 de February, 2023

Un fallo ejemplar luego de 14 años: cinco expolicías a perpetua por torturar y matar a Gastón Duffau en Ramos Mejía

El crimen del joven ocurrió el 22 de febrero de 2008 a bordo de un patrullero, y las pericias de rigor confirmaron que el muchacho fue golpeado salvajemente y hasta sufrió asfixia, con lo cual llegó sin vida al hospital. En el medio hubo dos juicios en el que los acusados habían sido absueltos.

Gastón Duffau fue torturado y asesinado a golpes a bordo de un patrullero: luego de 14 años llegó la justicia

Pasaron casi 15 años y la familia de Gastón Duffau nunca bajó los brazos. El muchacho, de 33 años, fue asesinado tras las torturas que le provocaron seis efectivos policiales que lo tuvieron en custodia luego de que la seguridad privada del local Mc Donald’s, de la avenida Rivadavia frente al hospital Güemes, de Haedo, llamara para denunciar la presencia de un joven con el torso desnudo “exaltado” y “provocando disturbios”. Como eso es jurisdicción de Ramos Mejía, intervino la Policía perteneciente a la seccional 2ª de La Matanza.

La Policía acudió al lugar, los efectivos subieron a Gastón en la parte trasera del patrullero, que era una camioneta Toyta, y lo trasladaron a la seccional. Hasta ahí llegó con vida. Desde ahí se dispusieron a llevarlo al hospital de Haedo para darle asistencia médica, por su estado de excitación. Pero a la guardia de ese establecimiento llegó sin vida”, señaló a Primer Plano Online el abogado Hugo López Carribero, representante legal de la familia desde el inicio del reclamo de justicia.

Arriba de ese móvil policial, seis efectivos “le aplicaron torturas de distinto tipo”, según detalló el letrado: se comprobó que le rompieron las costillas, sufrió múltiples hematomas en el cuerpo y hasta padeció asfixia mecánica externa. “Esas lesiones son incompatibles con la vida, por eso llegó muerto al hospital”, precisó López Carribero. El primer fiscal que tuvo el caso y que actuó frente a la denuncia hecha por la familia Duffau fue Guillermo Bordenave, clave para que 15 años después se haya conseguido justicia.

Los expolicías condenados ya no tienen recurso de queja en provincia de Buenos Aires tras el fallo de la Suprema Corte 

En medio de este eterno trayecto y peregrinar judicial hubo dos debates orales y públicos. El primero de ellos declarado nulo por el Tribunal de Casación Penal bonaerense. ¿El motivo? La sentencia “carecía de fundamentación jurídica”, y había concluido con la absolución de los imputados, todos policías de la Bonaerense. Un detalle no menor: el fallo correspondió al Tribunal Oral Criminal (TOC) Nº 5 de La Matanza, el mismo que el pasado 13 de septiembre absolvió a los acusados de asesinar al colectivero Pablo Flores en Virrey del Pino (ver nota https://bit.ly/3XWnhFr).

El segundo juicio se desarrolló ante el TOC Nº 4 de ese Departamento Judicial y también los imputados Rubén Darío Steingruber (42), Mauro Adrián Ponti (37), Luis Alberto Acuña (60), Leonardo Ezequiel Brandan (36) y Natalio De Nardis (44) volvieron a ser declarados inocentes. ¿Por qué los absolvieron? Porque consideraron que las lesiones que sufrió Duffau podrían haber sido generadas en el trayecto que va desde el local de comidas rápidas a la comisaría y no desde la dependencia hasta el hospital. Insólito, pero tal como se lee.

EL FALLO COMPLETO DE LA SUPREMA CORTE

P135001 Fallo Duffau

Casación revocó el fallo absolutorio y condenó a prisión perpetua a los expolicías, que mediante sus defensas acudieron a la Suprema Corte de Justicia provincial para intentar evadir la cárcel. El máximo tribunal rechazó los planteos de inaplicabilidad de la ley y ordenó que cumplan la pena y su detención inmediata, cosa que fue luego dispuesta por jueces Matías Jorge Rouco, Nicolás Grappasonno y la jueza Andrea Giselle Schiebeler, del TOC Nº 4 de Matanza. Un detalle: De Nardis y Brandán permanecen prófugos, mientras los otros tres ya fueron detenidos y cumplen condena en unidad carcelaria.

“La familia está conforme con el nuevo panorama, porque no sólo les tocó vivir la muerte de un familiar sino el terror de dos sentencias absolutorias, la primera sin argumento jurídico y la segunda equivocada”, completó López Carribero. Duffau era hijo de un alto funcionario policial, que llegó a ser comisario inspector en la Bonaerense.