Sunday 24 de January, 2021

Clientes indignados: desde el inicio de la pandemia, Naturgy cerró sus oficinas y no atiende reclamos de los usuarios

Si bien muchos usuarios de servicios públicos lograron aggiornarse a los tiempos que corren y utilizan periódicamente internet, otros consumidores –adultos en su mayoría-, necesitan de un empleado de escritorio para resolver trámites comerciales, administrativos y sobre todo después de la pandemia, reclamos por sobrefacturación.

Local comercial cerrado: así permanecen todas las oficinas de atención al público de Naturgy desde marzo

A las 8.30 del martes una abuela esperaba con su factura en mano la apertura de la sucursal Castelar de Naturgy, al 900 de la calle Carlos Casares. Allí hubiera permanecido largo rato si no fuera por un amable transeúnte que la advirtió sobre la decisión de la empresa, desde que se inició el período de aislamiento Social Preventivo y Obligatorio en Argentina allá por marzo de 2020.

La empresa prestadora del servicio de gas suspendió la atención al público de manera presencial. Ante las reiteradas consultas y reclamos recibidos al respecto en la redacción de Primer Plano Online, decidimos consultar a la compañía sobre la razón de dicha medida, absurda si se tiene en cuenta que con el correr de los meses los comercios y oficinas públicas de todos los rubros fueron flexibilizando su atención hasta normalizarla por completo con el uso de los debidos protocolos.

Naturgy sin embargo respondió a la requisitoria periodística de Primer Plano Online informando por escrito que “a partir del DNU 297/2020 de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por la pandemia de Coronavirus COVID-19, se procedió al cierre preventivo de las oficinas comerciales de atención al público.  Sin embargo, desde mucho antes, Naturgy ya venía trabajando para que los usuarios puedan hacer los pagos y todas sus gestiones a distancia, sin la necesidad de tener que concurrir a un centro de atención. De esta forma, se buscaba simplificarle la operatoria a nuestros usuarios”. ¿Y el rol del Estado en todo este asunto? No debería exigirle a las empresas de servicios públicos prestar atención personalizada a quienes lo necesiten o así lo deseen, al menos con una guardia mínima en cada dependencia?

Otros tiempos: antes de la pandemia, usuarios del servicio de gas realizaban pagos, gestiones administrativas y reclamos en forma personal; hoy, los mandan al teléfono

Aseguraron además que de este modo “se redujo considerablemente la afluencia de los clientes a las oficinas, lo que permitió brindarles a nuestros usuarios mayores comodidades y ahorrarles tiempo».. Lástima que la pobre abuela parada solita en la puerta del local de Castelar a sus más de 85 años no maneja internet, se confunde cuando intenta seguir las opciones del menú telefónico del 0800 de la empresa y no tiene tarjeta de crédito para efectuar pagos online. Para colmo, su único hijo vive en el exterior como para pedirle ayuda. Ella sólo quiere estar al día con el pago de su “boleta” y de paso consultar de una vez por todas sobre el estado de una deuda por una “factura sobrefacturada” que tiene pendiente desde el invierno pasado juntando intereses y que puede desencadenar en el corte de servicio.

En busca de una respuesta más razonable sobre la razón del cierre de los locales comerciales, este medio se comunicó con Claudio Rugna, miembro de la comisión directiva del Sindicato del Gas. Admitió que la decisión de la empresa es seguir instrumentando el home office entre sus empleados. “Nosotros como gremio nunca nos opusimos a volver a trabajar, siempre que se nos otorguen los elementos de seguridad necesarios para la atención al público”, explica.

Y agrega que en estos meses, “logramos mejorar las condiciones de los trabajadores en sus casas llevándoles  elementos necesarios para hacer más confortable el trabajo domiciliario como proveerles sillas de escritorio y otros elementos, consiguiendo además que la empresa se haga cargo del pago del servicio de Internet en sus viviendas y algunas otras cuestiones”, describió Rugna, quien finalmente confió: “verdaderamente creo que van a tardar en volver a abrir las oficinas. A la empresa le conviene este modo de operatoria que les va a permitir en cualquier momento achicar estructura, montar oficinas mucho más chicas que las actuales y así reducir costos operativos, de infraestructura y mantenimiento”. Está todo dicho.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario