Tuesday 24 de May, 2022

Comenzó el juicio por el femicidio de una joven estrangulada en El Palomar

El acusado del brutal crimen de la joven de 20 años es David Vela Balazar. Ahora se espera la audiencia de cancelación y el veredicto del jurado popular frente a un hecho que no parece tener margen de dudas.

El juicio por jurados se lleva a cabo en los Tribunales de Morón

Comenzó con siete horas de demoras por inconvenientes burocráticos el juicio por jurados que se lleva adelante en el Tribunal Oral Criminal Nº 4 de Morón a David Vela Balazar, el sujeto acusado por el femicidio de Ailén Decuzzi, la joven asesinada a golpes en una pensión de El Palomar. La jornada contó con el acompañamiento de la diputada nacional Mónica Macha, de la concejal Vanina Moro y de organizaciones sociales y políticas. Y con cobertura exclusiva de Primer Plano Online.

Femicidio en Morón

El debate se lleva adelante bajo la orientación técnica del juez Pedro Rodríguez, y con Alejandro Varela y Marina Rueda como fiscales, mientras que Alicia Escobar (abuela de la víctima), es representada por el abogado Horacio Casalla. Los problemas que postergaron el inicio de la audiencia fueron, básicamente, ausencias y recusaciones de las 17 personas (sobre un total de 48 convocadas) que se presentaron a cumplir con el trámite para el que fueron designadas. El magistrado ordenó a la Policía a ir a buscar al resto a sus casas y así logró reunir a los 12 miembros titulares y cuatro suplentes para poner en marcha el debate.

Decuzzi fue encontrada sin vida el 8 de diciembre de 2018 en una pensión ubicada sobre la calle Paraíso al 600, en la mencionada localidad de Morón, hasta donde había ido con intenciones de terminar con la relación que mantenía con el imputado, de nacionalidad peruana y que desde mediados de ese año estaba en la Argentina. La hipótesis que se corroboró en la instrucción del caso es que Vela Balazar reaccionó de manera violenta y la ahorcó. Después fingió un intento de suicidio.

Cuando la Policía llegó al lugar tras la denuncia hecha por la abuela, el propietario de la pensión accedió a darle a los uniformados la llave de la habitación. Pero se encontraron con que la llave estaba puesta del lado de adentro, cerrado, y que nadie respondía a los llamados. Entonces decidieron romper la puerta, con la sorpresa de que había un mueble que trababa el ingreso, también puesto a propósito internamente. Cuando finalmente lograron ingresar los uniformados hallaron a Ailén sin vida sobre la cama y a su pareja tirado al costado, supuestamente desmayado.

Alicia Escobar, la abuela de Ailén, fue quien tuvo a su cargo la crianza de su nieta: su testimonio conmovió

La primera en declarar en el juicio fue Alicia Escobar, la abuela a Ailén. Una frase de lo que fue su detallado testimonio aún resuena: “no le deseo a nadie la muerte que tuvo mi nietita, solo pido justicia”, expresó mirando al jurado con lágrimas en los ojos y visiblemente conmovida. Narró la dura historia de la chica, a la que ella crió prácticamente desde que nació: recordó que estudiaba en la Universidad de La Matanza, estaba realizando un curso de diseño gráfico y se ganaba la vida vendiendo ropa interior.

Alicia se refirió siempre a su nieta nombrándola como “la nena”. Y aclaró que no sabía que Ailén estaba de novia con su femicida sino que se enteró por Yamila, una de las amigas de la víctima, el mismo día del hecho, cuando empezó a desesperar porque la joven no aparecía ni respondía los llamados. “En el último tiempo la nena había cambiado su conducta, estaba un poco agresiva”, reveló. También expresó que, desde el crimen de su “angelito”, su salud “se complicó muchísimo”: estuvo en terapia intensiva por un cuadro de hipertensión y su salud mental se debilitó, por lo que debió atravesar un tratamiento psiquiátrico.

Alejandro Varela y Marina Rueda, fiscales del juicio por jurado

Otra declaración contundente que se oyó en la jornada fue el de la médica forense que levantó el cadáver de Decuzzi en la escena del crimen. La profesional realizó un detalle pormenorizado de lo que se encontró, describió que “no había sangre” en esa habitación y que la chica estaba semidesnuda. Y afirmó que “las lesiones que presentaba la víctima fueron provocadas en vida, y fueron producto de maniobras realizadas con mucha fuerza”. Por último, precisó que la causa de muerte fue asfixia mecánica, es decir, estrangulamiento.

Otro relato que erizó la piel en la audiencia fue el de José, papá de la joven asesinada, quien narró entre llantos que la relación con su hija la había podido iniciar en 2015 por problemas de adicciones que él atravesó y de los que logró salir. “En realidad, si estuviera saliendo con alguien tampoco te lo diría”, recordó que la chica le respondió luego de que él viera un posteo en sus redes sociales. “Sentí que había algo que se estaba apagando”, reconoció ante el tribunal, y pidió al jurado que el asesino reciba perpetua. “Le pido perdón a Ailén por no haber podido evitar su muerte”, cerró.

Yamila, la amiga de la joven asesinada, también realizó un pormenorizado relato de lo que supo del caso. El juicio continuará con el último testimonio que resta escuchar y se esperan los alegatos de las partes, que delibere el jurado popular para determinar si Vela Balazar es culpable y cuál es la figura legal que le corresponde enfrentar. En caso de que la mayoría coincida con el veredicto luego llegará la pena, que será dictada por el juez que orienta el debate.

“Le pido perdón a Ailén por no haber podido evitar su muerte”, expresó el papá de la víctima fatal

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram