Saturday 19 de September, 2020

Con 15 años, atravesó una operación por un cáncer en la pierna y aguarda una prótesis para volver a caminar

Sonia Ovejero enfrenta una dura lucha para volver a vivir su adolescencia a pleno. Después de un intenso dolor de varios días le diagnosticaron el tumor y empezó con quimioterapias. Ahora espera por el insumo definitivo para poder apoyar nuevamente su pierna.

Sonia Ovejero tiene 15 años y unas ganas de vivir enormes: espera una prótesis para volver a caminar

Como cualquier adolescente, Sonia Ovejero mantiene una vida activa, intensa en cuanto amistades y redes sociales. Pero la diferencia es que sus 15 años no fueron lo esperado, porque lejos de una fiesta o un viaje la vida le puso por delante una batalla dura, que está librando con todas sus fuerzas.

Se trata de un tumor en una pierna, que se manifestó con fuertes dolores que no había medicación que consiga frenar. Ahora se encuentra convaleciente en su casa de Pontevedra, luego de pasar una operación para extirparle el cáncer, varias sesiones de quimioterapia y hasta 15 días de terapia intensiva como consecuencia de convulsiones luego de una aplicación.

En octubre del año pasado se inició la travesía sanitaria de la chica, siempre acompañada por su mamá, Liliana Chapa, que resumió la historia a Primer Plano Online. Ante el fuerte malestar que si hija manifestaba, decidió llevarla a hacer una consulta en la unidad sanitaria del barrio. Le hicieron una placa, le recetaron Diclofenac pero el dolor no pasaba. Entonces decidió ir al hospital Eva Perón, también de Merlo. Ahí recibió el primer indicio malo: el profesional que la atendió evaluó el resultado de otra radiografía en voz alta: “no me gusta nada lo que veo”.

Le dieron otra medicación, aunque nada cambió. Durante todo el fin de semana no pudieron pegar un ojo. La angustia crecía y el dolor se hacía insoportable. Liliana decidió hablar con la madrina de Sonia, que le consiguió la posibilidad de hacerla atender en el Hospital Gutiérrez, de Capital Federal. Hasta allí se fueron en un Uber, con el dinero que consiguió juntar.

Las atendieron rápido, le hicieron análisis, otra placa, y el traumatólogo que la recibió reiteró su mala espina para con la placa. Cerca de las 21, el médico le ordenó internación para seguir evaluando el caso. A lo largo de una semana, le practicaron una tomografía, una biopsia y llegó la certeza: Sonia tenía cáncer en la tibia.

LA PRÓTESIS QUE NECESITA SONIA CUESTA 760.000 PESOS: SU MAMÁ ABRIÓ UNA CUENTA PARA RECIBIR AYUDA

Desde entonces, las sesiones de quimioterapia, que arrancaron el 18 de noviembre. Además, le aplicaban morfina, porque seguía doliendo mucho la zona. El médico solicitó a la mamá que llevara una carta al Municipio de Merlo, para que gestionen las autoridades locales un rechazo conformado, así la podían seguir atendiendo en el Gutiérrez.

En enero, Sonia tuvo otra complicación: después de una de las quimios, en enero, tuvo una convulsión. Eso obligó a que permanezca 15 días en terapia intensiva, para analizar qué había pasado. Dada de alta siguió su rutina de cuidados y el tratamiento hasta que, finalmente, el 19 de marzo logró ser operada y le extirparon el tumor.

Pero desde entonces, mamá Liliana pelea con la burocracia estatal. En rigor, lo que necesita su hija es una prótesis específica para volver a caminar. El nombre técnico de lo que la chica requiere es una endoprótesis no convencional de tibia proximal izquierda en polietileno ultraliviana con rodilla abisagrada, platillo rotacional (dos unidades), y cemento con gentamicina.

La mujer llenó papeles, habló con autoridades de la Región Sanitaria VII pero todavía espera que llegue ese elemento, indispensable para que la nena pueda volver a caminar. Sonia permanece entre reposo y la silla de ruedas, con el yeso que cubre gran parte de su pierna y sin poder tocar el suelo. Sus ganas de volver a ser la que fue están intactas: sólo hace falta que llegue la respuesta que su cuadro de salud amerita.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram