Tuesday 22 de September, 2020

Con una votación ajustada, el Concejo Deliberante de Ituzaingó aprobó la Rendición de Cuentas

Por 12 votos a favor y 8 en contra, el oficialismo impuso su mayoría (con aliados) y logró darle guiño al expediente girado por el Ejecutivo. También se aprobó la capacitación en violencia de género para el personal municipal.

La sesión del Concejo Deliberante se llevó a cabo en las instalaciones del Club Atlético Ituzaingó para garantizar las normas de distanciamiento

El Concejo Deliberante de Ituzaingó aprobó ayer la Rendición de Cuentas presentada por el Ejecutivo local, en una ajustada votación que terminó definiéndose con el voto favorable de tres bloques aliados al oficialismo.

Con la mano alzada de las bancadas del Frente de Todos, del Frente Renovador, de Ituzaingó Positivo y del bloque unipersonal de Mónica Medina, la estructura que responde al intendente Alberto Descalzo impuso su circunstancial mayoría de 12 a 8 contra los dos espacios de Juntos por el Cambio en que se divide la oposición.

Si bien hubo cuestionamientos vinculados a la falta de tiempo para estudiar el expediente, a la imposibilidad de contar con la clave para ingresar al sistema RAFAM (Reforma de la Administración Financiera en el Ámbito Municipal) en el que se pueden visualizar los movimientos realizados por el gobierno municipal y hasta críticas por los plazos fijos con los que cuenta el Municipio, el debate quedó clausurado con la aprobación.

Asimismo, la oposición no acompañó la aprobación de las cuentas municipales por falta de transparencia y de información de parte de la administración municipal, según lo declarado por concejales de Juntos por el cambio y marcó como algo espurio dos cargas de combustible de 70 mil pesos de nafta por mes cada una en una tarjeta de las que habitualmente entrega el Municipio al personal. Sobre ese tema, el oficialismo explicó que se trató de la carga en varios vehículos al mismo tiempo que fueron abonados con un solo plástico.

 

En otro orden, los bloques acompañaron por mayoría la instrumentación en el distrito de la conocida como Ley Micaela, que implica la capacitación de todo el personal municipal en temáticas de género. El único concejal que votó en contra fue Mariano Steininger, del PRO, quien fundamentó su decisión en el hecho de que «es una lucha a la que adhiero, pero sin el abordaje mono causal e ideológico que se le quiere dar».

En concreto, la norma implica la incorporación del “enfoque de género en el análisis de la violencia contra las mujeres y disidencias, a fin de ampliar la visión de la problemática, teniendo en cuenta que es un problema social, una cuestión de salud pública, de justicia social y de derechos humanos”, e identificar “estereotipos de género y las relaciones de desigualdad entre las feminidades y masculinidades, su incidencia en las prácticas profesionales e institucionales, e interpelar las prácticas personales que reproducen”.

Por último, luego de la marcha de comerciantes y del compromiso asumido por el Municipio, se estableció que los comercios de grandes superficies deben retirar de sus líneas de venta los productos no esenciales. El objetivo es «evitar la competencia desleal» con aquellos que tienen un local cerrado por la pandemia.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram