Wednesday 28 de October, 2020

Condena de 4 años de prisión para el agresor que quemó con ácido en la cara a un amigo y le causó daños irreparables

En 2017 Lucas Brea fue quemado con un líquido altamente corrosivo en su rostro y parte de su cuerpo que le ocasionó graves lesiones que lo acompañarán el resto de su vida. Nahuel Comolli, el agresor, cumple la pena que surgió de un acuerdo por juicio abreviado en la Unidad N°39 de Ituzaingó.

Lucas Brea
Lucas Brea junto a su mamá, Claudia, unidos en la lucha por recuperar parte de su normalidad luego de la brutal agresión de quien se decía su amigo.

Como consecuencia del malintencionado ataque, el joven Lucas Brea sufrió la pérdida de  una oreja, parte de su nariz y la vista de uno de sus ojos. Fue sometido a más de veinte cirugías y aún le resta mucho tiempo de rehabilitación. La condena de quien fuera su amigo solo mitiga parte de su dolor, ya que su vida nunca volverá a ser la misma.

La sentencia que surgió del acuerdo por juicio abreviado establece que Nahuel Comolli deberá pasar en la cárcel 4 años por haberle ocasionado “lesiones graves agravadas por haber sido realizadas mediante un procedimiento insidioso”, tal como reza el fallo, figura que da cuenta de los daños irreparables para su salud. En el escrito, al que pudo acceder Primer Plano Online, consta que “se consideraron como atenuantes el hecho de que el agresor no tuviera causas penales en su contra”, mientras que como agravante se menciona “la extensión del daño causado a la víctima, materializada en sus múltiples internaciones y operaciones, y las secuelas permanentes nacidas a raíz del suceso investigado”.

Nahuel Comolli, el agresor, cumple una condena de 4 años de prisión efectiva en la unidad N°39 de Ituzaingó.
Nahuel Comolli, el agresor, cumple una condena de 4 años de prisión efectiva en la unidad N°39 de Ituzaingó.

Aquella madrugada de febrero de 2017 cuando ocurrió el hecho, Lucas Brea estaba recostado en el banco de la plaza ubicada en Coronel Lacarra y Ripamonti, en Morón. Hasta allí llegó su amigo con una botella con el líquido corrosivo en su interior, que le arrojó en la cara y se extendió en parte de su cuerpo. En principio Lucas pensó que se trataba de una broma, hasta que comenzó a sentir el terrible ardor que tuvo un efecto devastador sobre toda la extensión de su piel. En el lugar no funcionaban las cámaras de seguridad.

Los celos por una chica que ambos se disputaban fue el detonante que provocó la terrible agresión. Luego de lo ocurrido, Comolli acompañó a la víctima al hospital Eva Perón y dio aviso a la madre de Brea de lo ocurrido con su hijo para luego desaparecer de los lugares que frecuentaba. Tras varios meses de mantenerse prófugo, la fiscalía N°7 a cargo del Dr. Matías Rappazzo, dio con Comolli en la ciudad de Mar del Plata donde fue indagado y quedó detenido.

Claudia Romero, la mamá de Lucas le contó a Primer Plano Online que el joven de 19 años ya fue sometido a más de 20 cirugías; perdió la nariz, una oreja; la vista de uno de sus ojos y tiene quemaduras en sus brazos. Desde que ocurrió el hecho recibe atención gratuita en el Instituto del Quemado de la Ciudad de Buenos Aires.

El antes y el después de Lucas Brea. El joven de 18 años trabajaba como albañil hasta que sufrió la agresión.
ANTES Y DESPUÉS: Lucas se ganaba la vida como albañil hasta que sufrió la agresión. Hoy su delicado estado de salud no le permite trabajar.

La única buena noticia en la vida de esta golpeada familia es que Claudia consigió trabajo, lo que le permite pagar un alquiler y seguir adelante junto a Lucas y su hija menor, ya que no cuentan con el apoyo económico del padre de los chicos. Hace tareas de limpieza para una empresa que presta servicio en el Aeropuerto de El Palomar de 14 a 22 horas. Por la mañana se ocupa de acompañar a su hijo a las consultas médicas y curaciones que aún debe realizarse. Ambos esperan ansiosamente la fecha que establecerán los especialistas para someter al joven a una cirugía reconstructiva de nariz que le devuelva cierta normalidad a su vida.

Desde que fue quemado por Comolli, Lucas vive con una traqueotomía que le es indispensable para respirar ya que el ácido que inhaló también provocó efectos devastadores en su garganta y cuerdas vocales.

Claudia no se siente satisfecha con la pena que recibió el agresor de su hijo y no es para menos. Asegura que “con 19 años Lucas tiene la vida arruinada”. Y enumera: “además de la operación de nariz le faltan otras tantas cirugías en la vista, el oído y la cara, aunque los médicos me aseguran que va a mejorar, no volverá a ser el chico de antes”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram