Sunday 24 de October, 2021

Condenaron a 50 años de prisión al empresario Alejandro Leguizamón por las aberraciones sexuales contra sus hijas

La justicia le aplicó la pena máxima establecida en el Código Penal. Las denunciantes se estrecharon en un conmovedor abrazo tras la lectura del veredicto, que terminó entre abrazos de quienes presenciaron la audiencia. Otro caso más que Primer Plano Online sigue desde el principio hasta el final.

En el fallo del Tribunal Oral Criminal 1 de Morón quedó plasmada una perspectiva de género que gana terreno en la justicia

Alejandro Manuel Rosario Leguizamón pasará el resto de sus días en prisión. Es que el Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Morón, integrado por la jueza Mariana Maldonado y sus pares Juan Carlos Uboldi y Claudio Chaminade, acaba de condenarlo a la pena máxima establecida en el Código Penal: 50 años de cárcel por las violaciones reiteradas a las que sometió a cuatro de sus hijas.

El veredicto, que se leyó ante la presencia de las víctimas pero no del imputado, que prefirió no acudir a escucharla, es por los delitos de abuso sexual, abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima reiterados -tres hechos-, abuso sexual con acceso carnal reiterados -en nueve oportunidades-, todos ellos agravado por haber sido cometido por ascendiente y por la situación de convivencia preexistente, todos concursados realmente entre sí y en concurso ideal con corrupción agravada por la violencia ejercida, las amenazas utilizadas y por ser el autor ascendiente y conviviente reiterada -tres oportunidades-, todo ello en concurso real con tenencia ilegal de arma de guerra. Es exactamente el monto de pena solicitado por el fiscal Pablo Masferrer. 

En el fallo, que fue redactado por el juez Uboldi y acompañado por unanimidad por Maldonado y Chaminade, quedó plasmada una perspectiva de género que gana terreno en la justicia basada en la Convención de Belem do Pará, que fue incorporada a le legislación argentina mediando la Ley 23179, y que define que “la violencia contra la mujer es cualquier acción basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado”.

LA PRIMERA NOTA DE PRIMER PLANO ONLINE SOBRE EL CASO

EXCLUSIVO: detuvieron a un empresario de Morón prófugo desde 2016 por haber abusado sexualmente de sus hijas

Una vez leída la condena, Romina, Cecilia, Evangelina y Carolina, las cuatro hermanas denunciantes, se estrecharon en un conmovedor abrazo, que Primer Plano Online pudo registrar en video. Y agradecieron a este medio la cobertura del caso, que comenzó con el momento en que se animaron a contar el calvario que habían vivido. Un dato: Romina es mamá de una nena de 4 años y Soledad tiene una nena de 3 meses. Haber conseguido justicia les da paz para el futuro de sus criaturas.

Tras el fallo, Romina, Cecilia, Evangelina y Carolina, las hermanas denunciantes, se estrecharon en un conmovedor abrazo

“Le dije a los jueces en mis alegatos que la libertad de las victimas dependían de que Leguizamón siguiera preso. Quedó demostrado en el juicio que la vida y libertad de estas chicas comenzó cuando él entró a la cárcel. Entiendo que Leguizamón tiene dos posibilidades: morirse preso o salir en libertad con 105 años”, reflexionó el abogado de las hermanas denunciantes, Yamil Castro Bianchi, quien también se manifestó “muy conforme” con el trabajo de jueces y fiscales que intervinieron en el caso. Esta ha sido una causa donde todo el aparato estatal de investigación y contención a la víctima estuvo presente”, completó.

El abogado Yamil Castro Bianchi (izquierda) y el fiscal Pablo Masferrer habían coincidido en el monto de la pena pedida

Las vejaciones del ahora condenado sucedieron en la vivienda en la que convivían, sobre la calle Presidente Ortiz al 3.400, en Castelar sur, y en otros lugares que las víctimas fueron identificando en el tiempo. Cuando los hechos se ventilaron en el juicio, la mamá de las chicas definió como “un monstruo” al padre de ellas. Lo único a lo que atinó Leguizamón fue a descalificar las denuncias en su contra y sólo reconoció que “alguna vez se me fue la mano”.

En paralelo al histórico fallo, la justicia ordenó remitir a la Fiscalía General Departamental de Morón copias de las declaraciones testimoniales oídas en el juicio para que se investigue la posible comisión de delitos de acción pública contra otras personas involucradas en la macabra trama que manejaba Leguizamón.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram