Thursday 3 de December, 2020

Conmoción en William Morris: murió un hombre que agonizó dos semanas tras ser agredido en medio de una fuerte discusión con su exmujer

La víctima fue atravesada con una varilla de fierro en su ojo derecho en una vivienda donde estaba con la madre de dos de sus hijos. La justicia investiga lo sucedido, porque en el medio hay denuncias cruzadas de violencia de género y familiar.

Walter Guiñazú
Walter Guiñazú murió tras agonizar dos semanas en el Hospital Posadas, a donde fue derivado tras el ataque que sufrió

Walter Guiñazú tenía 36 años y trabajaba como camionero. La noche del 17 de febrero fue encontrado por amigos tirado sobre la calle Albariños, en William Morris, en cercanías de la casa de su exmujer, madre de dos de sus hijos. Una varilla de fierro había ingresado por su ojo derecho y le fracturó la base de las órbitas del cráneo, lesionó el cerebro destruyó la arteria carótida interna. El hombre agonizó dos semanas hasta que el viernes fue declarado con muerte cerebral por los médicos que lo atendían en el Hospital Posadas. El hecho está siendo investigado por la justicia.

Aquella noche, Guiñazú había ido a llevar a su otra exmujer llamada C., con la que también tenía un hijo, a la terminal de ómnibus. Ella viajaba con el nene hacia Mar del Plata a tomarse unos días de vacaciones y él se ofreció a llevarlos a ambos (madre e hijo) para evitar que gaste dinero en el traslado hasta tomar el micro.

Aparentemente, después fue hacia el domicilio de la calle Albariños en el que vivía la otra expareja de Walter, llamada F.B., con la que mantenía una relación «en la que iban y venían», confiaron a Primer Plano Online fuentes cercanas al caso. En ese vínculo había denuncias cruzadas de violencia, tanto de parte de ella hacia él como de él contra ella. En ese contexto es que el hombre sufrió el ataque.

Walter Guiñazú

Todo indica que fue dentro de la casa, por lo tanto sólo ellos dos son testigos de lo que sucedió. Es por eso que la investigación, que recayó en la UFIyJ Nº 10 de Morón, especializada en violencia de género e intrafamiliar, inició una causa por lesiones graves, aunque con el deceso la carátula cambia.

Todavía no hay reunidos elementos para imputarle un homicidio a F.B., aunque todo indica que fue la que atacó a Guiñazú. Es más: la mujer no está más en ese domicilio, al menos hasta que la situación empiece a aclararse con la pesquisa judicial.

Por lo pronto, Guiñazú es velado desde anoche en la Cochería Lizardo, en Hurlingham, y sus restos recibirán sepultura en el mediodía de hoy.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram