Friday 2 de December, 2022

Datos alarmantes del rumbo económico: el consumo de carne alcanza su mínimo histórico

En mayo, ese producto aumentó más del 6%. Los argentinos comen apenas 46,5 kilos por habitante por año. Esa cifra marca un retroceso de alrededor del 30% en 15 años. Ni las limitaciones a las exportaciones sirvieron para contener los valores en el mercado interno.

La carne se convirtió en un producto imposible: los cortes populares subieron un 70 por ciento interanual

El Censo del INDEC dejó de manifiesto un dato todavía más crítico respecto a la caída del consumo de carne vacuna en la Argentina. Es que las entidades que miden este guarismo utilizaban como base una población de 46,2 millones de habitantes, pero en realidad en la Argentina hoy viven 47,3 millones.

Por eso, la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) recalculó los números y los argentinos actualmente estarían consumiendo apenas 46,5 kilos por habitante por año, cuando antes del Censo Nacional el consumo era de 47,4 kilos. Según informó el diario Ámbito Financiero, esta nueva cifra es la más baja en la historia y marca un retroceso de alrededor del 30% en 15 años.

Lo cierto es que el factor precio tuvo mucho que ver en la caída en el consumo y los números no mienten: según el último relevamiento de LCG, la carne vacuna fue uno de los productos que más aumentaron en la canasta básica durante mayo, con subas de alrededor del 6,4 por ciento. De confirmarse estos valores, la suba interanual del precio del producto en el mercado interno alcanza el 70 por ciento.

Más allá del acuerdo de precios cerrado por el Gobierno con los frigoríficos exportadores que vuelcan 6.000 toneladas a valores subsidiados, esto representa apenas una minúscula parte del consumo y actualmente un kilo de carne difícilmente baje de los $800 / $1.000 en promedio en las góndolas.

Ni las limitaciones a las exportaciones sirvieron para contener los valores en el mercado interno. Es que en líneas generales hay poca disponibilidad de hacienda en el mercado, en un contexto en el que crecen fuerte los costos de producción. Pero lo cierto es que los precios de la hacienda en pie habrían llegado a un techo mientras que los bolsillos de los consumidores ya no pueden soportar más subas y eso se refleja en la caída del consumo en los hogares.

En tanto, otro dato para nada menor es que mientras los argentinos consumen cada vez menos carne vacuna, se vuelcan a sustitutos más económicos como el pollo y el cerdo, pero en ambos casos también vienen mostrando alzas más que considerables. En abril pasado la carne de pollo subió más del 10% y en la comparación interanual el incremento fue de casi el 69%. Así las cosas, comer carne es cada vez más caro y eso se hace sentir en la dieta de los argentinos.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram