Tuesday 26 de October, 2021

El misterioso crimen de la Suran negra en Merlo: dos balazos y la muerte de un exconvicto con libertad condicional

Los investigadores intentan determinar si todo ocurrió en un contexto de legítima defensa durante un asalto. La víctima fatal había salido de la cárcel de manera anticipada mientras purgaba una condena de 16 años por homicidio en ocasión de robo.

El misterioso crimen mantiene en vilo a los investigadores, que buscan determinar qué fue lo que pasó

Los investigadores intentan determinar el misterio de un crimen cometido por al menor un sujeto que circulaba a bordo de una VW Suran de color negra en la localidad de Libertad, en Merlo. Es que el hallazgo de un hombre de 47 años sin vida y con dos disparos en su cuerpo puso en marcha una pesquisa compleja, sobre la cual hay pocas pistas hasta el momento.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Primer Plano Online que el cadáver de Sebastián Diego Brítez fue encontrado sobre la calle, en la intersección de Roffo y Azara de la mencionada ciudad. El cuerpo presentaba dos heridas de bala: una en el omóplato derecho y la otra en la oreja del mismo lugar físico, que le produjeron orificios de entrada sin salida. “Estaba tendido en vía pública decúbito dorsal, vestido y con su documentación encima”, describió un investigador consultado por este medio.

Fue un llamado al 911 el que alertó a la Policía de la situación. Por testimonios colectados en la zona, vecinos refirieron que la víctima fatal peleaba con otro hombre que había bajado minutos antes del vehículo citado más arriba. La discusión entre ambos era porque, siempre según la declaración de quienes vieron la secuencia, el conductor acusaba a Brítez de “haber robado”.

En un momento de la reyerta, el asesino sacó un arma y le disparó, claramente por la espalda por el lugar por el cual ingresaron los proyectiles. Luego de eso huyó del lugar y nadie en la zona alcanzó a tomar la patente. ¿Será así o existe un pacto de silencio al respecto? Raro resulta que, pese a la pelea y los disparos que derivaron en una muerte nadie haya podido captar dato alguno.

Hay otra hipótesis que los investigadores teorizan al respecto. El fallecido tenía en su poder tenía reloj, celular y una cadena, con lo cual no fue un asesinato en ocasión de robo. Asimismo, tenía antecedentes penales: había sido condenado a 16 años de prisión por un robo calificado por el uso de arma de fuego, portación ilegal de arma de fuego de uso civil y homicidio criminis causae, por la cual había recuperado su libertad condicional el pasado 11 de marzo.

La fiscal Adriana Suárez Corripio, de la Fiscalía Nº 8 de Morón, instruye actuaciones por homicidio y ordenó la búsqueda de cámaras de seguridad y de posibles testigos para dar con el asesino.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram