Tuesday 7 de February, 2023

¿Cuánto sale? Precios de agroalimentos se multiplicaron 3,6 veces del productor a las góndolas

La mayor brecha estuvo dada en la zanahoria, que incrementó casi 14 veces su valor de origen, seguida por el limón, la naranja, la manzana roja y el zapallito. Los ejemplos son contundentes: si un productor comercializa su producto a 10,75 el kilo, al consumidor en un local le cuesta casi 150 pesos.

En promedio, la participación del productor en el precio final de venta subió a 26,5% en noviembre

Un informe elaborado por el sector de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) muestra la brecha, cada vez mayor, entre los precios de los agroalimentos que se abonan a los productores y llegan a la góndola. En concreto, se multiplicaron por 3,6 veces, es decir, quienes los consumen pagaron $3,6 por cada $1 que recibieron los productores de los 24 productos agropecuarios que componen la canasta que confirma el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD).

Para entender en números sencillos los ejemplos abundan. Por caso, mientras un productor vende el kilo de zanahorias a $10,75, en los comercios, y como barato, se paga un promedio de $150 por idéntica cantidad. Es decir, 14 veces más que el valor de origen. Otro producto que incrementó su brecha es el limón, que se abona en el destino un 12,4% más que en el origen. Mientras a quien lo elabora se le paga $13,75 por kilo, se comercializa a $171. Subas similares registraron naranjas, manzanas rojas y zapallitos.

En promedio, la participación del productor en el precio final de venta subió a 26,5% en noviembre. Los productores de calabaza obtuvieron la mayor participación (52%) —debido a las inclemencias climáticas en las zonas productoras, como altas temperaturas y falta de precipitaciones—, mientras que la más baja ocurrió en la zanahoria (7%).

La baja brecha entre origen y destino de productos y subproductos ganaderos se debió a que los huevos (2,3 veces) y el pollo (2,4), por lo general, tienen sistemas de producción integrados, lo que significa que todos los actores de sus respectivas cadenas de valor son parte del riesgo del negocio. Además, y con respecto a los precios, la carne de pollo no registró variaciones mensuales en ninguno de los extremos de la cadena, pero sí lo hizo el huevo: registró un aumento del 1% en origen y del 4,5% en destino.