Saturday 26 de September, 2020

¡Cuánto tenemos que aprender! La conmovedora enseñanza de una mamá cuyo hijo tiene síndrome de Down

 

Jennifer Kiss Engele es una mujer canadiense y madre de tres hijos. Uno de ellos es Sawyer, un niño con síndrome de Down que asiste al colegio como todos los demás de su región. En esa escuela, en el grado al que asiste Sawyer, la semana pasada uno de sus compañeros cumplió años e invitó a 22 amigos de su misma clase. A todos, excepto a Sawyer.

 

Jennifer, al enterarse que todos los chicos recibieron su invitación menos su hijo, decidió escribir y publicar en su cuenta personal de Facebook una carta abierta dirigida a “los padres que pensaron que estaba bien invitar a la fiesta de cumpleaños a toda la clase excepto a mi hijo”. Y su carta, conmovedora, se viralizó en pocas horas.

 

En su posteo en la red, Jennifer, lejos de mostrarse enojada, explicó a todos que “las personas con síndrome de Down quieren las mismas cosas que tú y yo queremos. Ellos quieren tener amigos, sentir amor, quieren contribuir, quieren tener una vida significativa, y quieren ir a fiestas de cumpleaños. A veces puede ser difícil entender a mi hijo. Pero la risa y el amor que comparte no necesitan interpretación”.

 

Su carta, además de ser dirigida a los padres que discriminaron a Sawyer, fue escrita para que otros niños y familiares que hayan pasado por situaciones similares, se sintieran identificados. El papá y la mamá del chico que cumplía años en la fiesta original también leyeron la carta. Y como la fiesta ya había transcurrido, decidieron organizar otra inmediatamente, pero con Sawyer como invitado principal.

 

“Tener síndrome de Down -escribió la mamá- no implica que no quieras o no puedas tener amigos. Tampoco que no tengas sentimientos ni quieras ir a fiestas de cumpleaños. Las personas con síndrome de Down quieren lo mismo que vos y yo. Quieren tener relaciones cercanas, sentir el amor, ayudar, tener vidas significativas y definitivamente, también quieren ir a fiestas de cumpleaños”.

 

El mensaje de la mujer fue más allá de destinarlo a los padres que no habían invitado a su hijo a la fiesta, sino que se extendió a todos los padres. Y en el final de su carta, terminó con “por favor sepan que estoy acá para conversar si están dispuestos a hacerlo. Puedo ser una mamá protectora, pero no me tengan miedo. Reconozco que todos cometemos errores, y todos podemos hacer las cosas mejor”.

 

Luego del posteo, los padres del nene de la fiesta lo leyeron y armaron una invitación especial para Sawyer. Y luego de eso, Jennifer les contestó, también públicamente: “desde que fue invitado, mi hijo está radiante y no para de hablar de eso”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram